Crítica | Carolina durante - "Carolina Durante"

7.5

Carolina durante critica nuevo disco
Portada disco

Carolina Durante estrena hoy, 26 de abril, su disco homónimo y primer larga duración.

Un disco del que ya habíamos podido escuchar algunos temas y que nos habían dejado muy buenas sensaciones. Pues bien, hoy aquí te hablamos de cada uno de ellos. 

El grupo madrileño que hace no más de un año puso en circulación por las calles de todas las ciudades el pegadizo Cayetano, repitió éxito con el himno titular (canción que versionearon Los Planetas o Amaia). Y precisamente ésta última les acompañó en Perdona (ahora sí que sí), logrando llevar su nombre a los titulares de todos los medios especializados.

En este disco nos ofrecen, de golpe, un puñado de nuevos temas en los que utilizan la misma fórmula desenfadada (o no), que tanto nos recuerda a los Nikis. Vayamos por partes.

"Las Canciones de Juanita", corte que ya pudimos escuchar hace unas semanas, es el encargado de abrir el álbum. Arranca con una guitarra distorsionada, suave y tranquila. Entra la voz de Diego.

La banda sonora de nuestras vidas sonaría peor de lo que imaginas
Pero ahora que lo pienso no estaría mal oírla.

Básicamente se sostiene sobre cuatro acordes, en los que muy sabiamente, colocan, con diferente melodía, las primeras estrofas y ese estribillo que da para tantos saltos.

No sonamos mal,
sonamos mejor que ayer

El segundo domingo de cada mes iremos al cementerio,
El segundo domingo de cada mes bailaremos entre los muertos.

Así empieza “Cementerio”. Canción en las que nos ofrecen esos toques de humor ácido a los que nos tienen acostumbrados. Antes de que suenen los primeros versos, un ingenioso solo de guitarra ya hace presagiar un temazo. Como ya pasara en Las Canciones de Juanita, estamos ante un corte sencillo de solo dos partes, pero que a diferencia de aquél, cuenta con unos segundos más para dejar lucirse a Mario a la guitarra.

critica-carolina-durante-nuevo-disco
foto promo

La banda utiliza “El Año” para detenerse un momento y echar la vista atrás y darse cuenta de lo que ha cambiado su vida en los últimos 365 días. La primera parte de la canción se sostiene sobre una línea de bajo totalmente protagonista que juega, acorde tras acorde, con la voz, a la que dejan completamente sola para adentrarse en el puente. Un efecto que sirve para que todo el mundo levante las manos en los directos.

No es adecuado seguir así
Lo que cambian las cosas

Y otra vez nos dibujan una sonrisa en la cara con sus letras.

Te mandaré un millón de emojis explicándote cómo ha ocurrido.

Lo mejor llega al final, con ese falso estribillo, donde elevan la canción al sobresaliente.

Lo dicen en los telediarios, lo dice Martin Barreiro,
Se viene la hostia del año como no nos estemos quietos.

"Buenos consejos, Peores personas"

Aquí nos hablan de la hipocresía que tan a sus anchas campa, hoy en día, en cualquier parte. De esas personas que dicen una cosa y hacen otra.

La canción vuelve a contar con estrofa, puente y esta vez sí que tenemos un estribillo propiamente dicho y que, sobra decir, les ha quedado redondo. Con los coros a destiempo arropando a la voz principal. Incluso se escuchan unas palmas que son siempre bien recibidas.

Mención aparte al solo de guitarra en el minuto 1:17 que tanto recuerda a los primeros discos de Los Planetas. Brillante.

"KLK" es un tema más frío y crudo. El protagonismo se lo llevan la batería, los efectos de guitarra y los sintes, pero sobre todo el escuchar a Diego doblar su voz una octava más alta. Ganas de oírlo en directo.

¡Que te parece dejar de existir!

Después de la píldora de adrenalina llega “Joder No Sé”. Un tema ya más que conocido por todos. La guitarra inicial nos abre las puertas de una casa donde nos encontramos bien, a gusto. Nos sentamos en el sofá, ponemos los pies en la mesa, la cabeza hacia atrás, mirando al techo y proyectamos sobre los versos nuestros propios sentimientos mientras cantamos.

Me importan pocas cosas, ya no sé que hacer.
Estoy en medio de los problemas cuando preguntas donde estás.

"Nuevas formas de hacer el ridículo"

Un tema que pone sobre la mesa las grandes verdades que nadie dice y que están ahí. Ellos no lo dicen en las estrofas no, lo dicen en el estribillo, sin tapujos, en mayúscula, repitiéndolo una y otra vez, haciendo que lo grotesco suene coloquial.

Me masturbé con tu foto de la semana pasada.

Más claro, el agua. Una canción que escupe verdades sobre tanta red social, la falsedad y el postureo que se ha convertido en nuestro día a día.

"Falta de sentimiento" es un corte más maduro que habla precisamente de eso, de la frialdad que provoca la ausencia de sentimientos. La profundidad del tema la consiguen muchos factores: la letra, el inicio de la batería con solo caja-bombo, imprimiendo un ritmo más tranquilo, la reverb de las guitarras y los coros y, quizás, el tono de reproche que rezuma crudeza por los cuatro costados.

Quieres volver a querer, lo que sea pero querer
Te hace falta sentimiento
Y no recuerdas cuando, y no recuerdas cómo
Dejaste de sentir y yo no lo sé tampoco.

Pero toda esta frialdad queda borrada de un plumazo con “Cuando niño”. De nuevo el humor se cuela entre los versos, siendo lo más remarcable de la canción junto a las notas de guitarra que acompañan a la voz. Nuevamente introducen un falso estribillo, sencillo, pero directo:

Lo lamento

Y para finalizar el disco, un tema lleno de atmósferas, profundo y triste. “El Perro de tu Señoría” tiene como protagonismo a la más baja autoestima pasivo agresiva, que sirve de metáfora a esas relaciones en las que uno de los dos está dispuesto a hacer lo que sea por mantener el amor de la otra persona, alargando el sufrimiento todo lo que haga falta, como se alarga el último acorde del tema.

Quiero ser el Amazonas, morir en documentales.
Que te pasas viendo horas,
Y que finges que te importa.

Conclusiones

No es fácil lo que han conseguido Carolina Durante con su primer larga duración. No se mueven en unas aguas tranquilas. No hacen pop melódico, de ese de alargar las sílabas aportándoles dulces adornos que tan bien ha hecho Leiva en “Nuclear”, ni rock and roll de guitarras plagadas de quintas, ni punk garaje a golpe de caja, no. Quizás están más cerca del sonido canción protesta de los 80, puede ser (ya contaba Diego el televisión que su voz suena en mayúsculas).

Sin embargo, logran sintetizar lo mejor de todos esos géneros en el suyo propio, logrando algo que pocos grupos consiguen: entretener, divertir, hacerte cantar, bailar y, de vez en cuando, hacerte pensar. En qué o en quién, ya es cosa tuya.

Por Finch.

Deja un comentario