Lana del Rey | Blue Banisters

critica-opinion-lana-del-rey-blue-banisters-2021
Portada del disco «Blue Banisters» – Lana del Rey (2021)

Lana del Rey presenta hoy su nuevo disco “Blue Banisters” (segundo del año). 15 nuevas grandes canciones con las que vuelve a revolvernos por dentro con su melancolía y tristeza.

La cantante americana ha apostado por un disco tranquilo y sosegado, sin lugar a la experimentación. Durante la hora que dura este larga duración solo hay cabida para el terciopelo de su voz.

Escuchar “Blue Banisters” es adentrarse en el mundo de Lana del Rey, casi hasta meternos en su piel, ya que es uno de sus trabajos más íntimos y personales. Es como entrar en el salón de su casa. Luces tenues, cómodos sofás, tomamos asiento, nos sirve una copa de vino y suena una vieja gramola. Mientras el sueño se acerca sigiloso, la atmósfera se llena con los primeros compases de “Blue Banisters”.

Y es que el nuevo disco de Lana del Rey comienza con la cantante abriéndose en canal. Hablamos del recuerdo de su padre (al que hará más menciones en el disco) “I was lookin’ for the father I wanted back”.

“Text Book” es un corte de hermosa melodía, con cambios de ritmo entre estrofas y estribillos (al igual que en Black bathing suit más adelante). Aquí encontramos algunas de las mejores líneas del disco como la del minuto 2:14. Triste letra con un precioso paso al puente. “Let´s rewrite history”, dice, esperando el cambio, hacer, por fin las cosas bien.

Esa sensación de tristeza, desamparo, incluso la redención van a estar presente en todo el disco. Como ocurre en la canción que le da nombre y que cuenta con uno de los mejores estribillos que encontrarás durante la hora que dura.

Tristeza en vena, que se acrecienta con la reverberación del piano. Es curioso como solo una tecla puede transmitir tanto, y si no me crees escucha como suena el tema a partir del minuto 3:48. Al principio no te das cuenta, pero poco a poco vas sintiendo esa nota entre la letra:  Summer comes, winter goes/Spring, I skip, God knows

Otro ejemplo de esto es “If you lie down with me”. Otro comienzo magistral. Relaciones con grietas. Dreamy nights, talk to me with that whiskey breath. Y un final con metales genial (minuto 3:24) o “Beautiful” en el que Lana va modulando su voz con falsetes, de esos en los que saca algo maravilloso de la tristeza, como dice : I can turn blue into something o “Wildflower Wildfire”, donde vuelven los susurros característicos de la cantante con estribillos que crecen y crecen o “Cherry Blossom”, con una de las melodías iniciales más redondas del disco.

“Arcadia”

La voz de Lana del Rey apenas necesita de poco más que un piano para conmover. “Arcadia” es pura magia. No se puede decir mucho más. Piano, voz y unas pocas trompetas. Grandeza al alcance de pocos. Canción top.

Lana_Del_Rey_Coachella
Lana del Rey en Coachella (wikipedia)

“Dealer”

Esta es la canción que más me ha llamado la atención del disco. Al principio la voz de Miles Kane me recordó a la de Sean Lennon en aquel temazo “Tomorrow never came”, sin embargo aquí la temática es bastante distinta. Solo hace falta escuchar la primera línea, cantada por Miles: Please don´t try to find me through my dealer.

Una base repetitiva de batería y bajo sobre la que se sostienen las melodías de los dos cantantes. Las dos de gran nivel, tanto la relajada de Miles Kane, como la desgarradora y desesperada de Lana. Sí, otro de los mejores cortes de este “Blue Banisters”.

Conclusiones. ¿Qué tal es Blue Banisters”?

Habrá quien diga que no hacía falta un disco de Lana del Rey tan seguido de “Chemtrails over the country Club” (el mismo año y dos después de Norman F*** Rockwell) o le echarán en cara a la americana eso de no arriesgar y que su música es más de lo mismo. Lo cierto es que es verdad, este disco no supone ninguna diferencia con sus anteriores.

No es el mejor, tampoco el peor (realmente no tiene ningún disco malo), pero casi todos los temas tienen ese “algo” que va creciendo con cada escucha, como los estribillos de “Living Legend”, toda a piano y guitarra acústica con ese grito final que pone los pelos de punta y que son parte de la firma compositiva de la cantante.

Y es precisamente eso lo que buscan los verdaderos seguidores de Lana del Rey, nuevas historias, nuevos susurros, nuevas tristes y arrastradas melodías, porque como dice ella misma en “Beautiful”: Let me show you how sadness can turn into happiness. Y eso es lo que nos hace felices, escucharla.

Como curiosidad, no sé si es algo generalizado, pero es lo que me ha pasado con el disco en Spotify. Hay varios temas, como el último “Sweet Carolina”, en los que la voz de ella a veces distorsiona. Es una pena, porque, por ejemplo, esta canción, que es otra joyita, queda desdibujada por este motivo. ¿Os ha pasado?


 1,550 Visitas

Lana del Rey | Blue Banisters
7.9
Valoración Final
Comparte:

Deja un comentario