El Incendio (Deadwater Fell), 2020

critica-serie-el-incendio-2020

El Incendio (Deadwater fell) es una miniserie que ha tenido una gran acogida en el Reino Unido, tanto por la crítica como por el público. Se estrenó en Enero de este mismo año 2020.

¿Por qué este éxito? Creo que reside en que ha conjuntado elementos tipo thriller o misterio con un drama familiar, dos productos que cada uno por separado tienen muchos seguidores, como se pudo comprobar con la celebrada “Broadchurch”, que algunos críticos la han considerado un precedente. En “El incendio”, más allá de un drama familiar al uso, la historia afecta a toda una comunidad. El núcleo directamente sacudido por los acontecimientos se compone de dos parejas, cada una con niños de corta edad y unas limitadas ramificaciones familiares.

Argumento

Estamos en un pueblo de Escocia, unas familias de clase media con diferentes profesiones: un médico, un subteniente de la policía, cuidadoras de guardería, abuelas a la antigua usanza que han sido siempre amas de casa dedicadas por completo a sus hijos; gente muy común. Disfrutan todos ellos de una gran cercanía y comparten las salidas dominicales, las fiestas del colegio, los actos sociales, las tómbolas de caridad, las salidas al pub y las penas y alegrías cotidianas. Justitos de dinero, con deudas en el banco, pagando hipoteca, o sea, como muchos británicos que hemos visto en España pasando unos días de verano.

En este contexto tiene lugar un trágico incendio con víctimas mortales que, aparentemente, se ha producido de modo fortuito, pero enseguida se ve que no es así. Las cosas no cuadran y comienza la investigación, las sospechas y las conjeturas del vecindario.

El Conjunto Misterio-Drama

En “El incendio”, la investigación policial está llevada con buen pulso; esto quiere decir que no te da sorpresas a capricho de los creadores, esos giros de los que te hacen preguntarte: ¿este guionista se cree que el espectador se traga cualquier cosa? Por supuesto que no hay una única línea de investigación pero sigue una lógica correcta y no se introducen circunstancias forzadas para extender las sospechas por doquier.

Pero si sólo tuviéramos esto entre manos, la cosa iría un poco coja. El incentivo de la serie es que la trama familiar no es predecible; va in crescendo, desde lo puramente trivial a lo dramático. La mezcla de los dos géneros se convierte en una bomba de adrenalina para los amantes de ambos géneros. Eso es para mí lo que justifica que algún crítico inglés haya definido la serie como fascinante. No creo que sea un drama psicológico, como también he leído en otro comentario, para eso ya tenemos a Ingmar Bergman. Es simplemente que lo humano se convierte en el epicentro del relato y va ganando terreno hasta convertir una entrañable relación de todos en una atmósfera irrespirable.

serie-tv-show-filmin-david-tennant
Imagen de “El incendio” (Imdb)

Ambientación

Mencionable, porque está especialmente cuidada. Tenemos acceso a las casas de los protagonistas. En las de los jóvenes predominan los buenos electrodomésticos y un desprecio absoluto por otros adornos que son puro cartón piedra y que demuestra la despreocupación y el pragmatismo de una clase media británica que solo se gasta el dinero en lo que le apetece. Elementos de Ikea en los jóvenes y adornos del todo a cien para completar. Lo mismo acerca de la vestimenta de los mayores.

Resalto aquí los cuadros con que se decoran las casas, algunos feos de solemnidad, como el de la gallina que aparece en casa de la madre de Tom Kendrick (el padre de la familia afectada por la tragedia) que la directora enfoca de refilón dos veces, por algo lo hará. Miradlos aunque sea de reojo, por favor.

Bonitos paisajes de la costa escocesa. Tiempo lluvioso, cielo emborronado, pero como la acción transcurre en verano nos libramos de una atmósfera sombría que hubiera dado un tono espectral al ambiente

Tres valores distintivos: La dirección, el guión y el montaje

Empiezo por este último y me deshago en elogios porque muchas series abusan en la mezcla de pasado y el presente y lo hacen de una manera que le quita fluidez a la narrativa. Esto, que puede ser irritante en algunas ocasiones, en este caso no lo es; los flashbacks, no interfieren ni están puestos según le place al montador, sino que están al servicio de la acción y de la comprensión del relato. También se ha cuidado la longitud de las escenas. Cada una tiene su espacio correcto y no te llevan de una a otra de mala manera. (Otro vicio de los directores frikis).

Estos aciertos se los adjudico a Lynsey Miller que es la responsable, de la dirección de los cuatro capítulos de la serie, y a lo dicho hay que añadir que se nota un trabajo minucioso en la realización. Por ejemplo: la presentación en el primer capítulo creo que es muy acertada; te lleva de la mano, dosificando lo que resulta relevante en cuanto a la personalidad, problemas y naturaleza de los personajes.

 Otro detalle: las escenas de guardería. Estamos acostumbrados a que muchos directores se las quiten de encima poniendo niños a jugar o a berrear. Lynsey Miller ha cuidado esto aun tratándose de secuencias muy cortas. En general todo lo relativo a los niños está especialmente bien tratado y demuestra la sensibilidad y el detallismo de L. Miller.

Del guión, que está a cargo de Daisy Coulham, diremos que es absolutamente parco. No hay frases pretenciosas ni “efectos especiales”, como corresponde a las expresiones de una clase media que no se anda con florituras a la hora de comunicarse. Es un guión muy bien ajustado a la acción y a la naturaleza de los personajes.

Actores

Notables las interpretaciones de David Tennant y Matthew McNulty en los papeles de Tom Kendrick y Steve Campbell respectivamente; al mismo nivel los dos, aunque Tennant haya recibido más créditos, seguramente porque ya tiene ganada la fama de gran actor. Los dos papeles tienen mucha dificultad porque los protagonistas pasan por momentos de muy alto estrés personal durante la historia. Mencionar también el papel de Jess (Cush Jumbo en la realidad), que da con eficacia el tipo de una mujer tan prudente como sosegada.

david-tennant-protagoniza-los-episodios-deadwater-fell
David Tennant es Tom Kendrick (Imagen Imdb)

En cuanto a los secundarios, para mí hay dos personajes que llaman la atención. Uno, Dylan Denham-Johnson, interpretado por Lewis Gribben, que interpreta un estereotipo del chico insolente e insoportable, y que tiene que matizarse a lo largo de la serie mostrando virtudes que no parecía tener. Lo hace muy bien. Y el segundo, la actriz Maureen Beattie, (Carol Kendrick en la ficción) que interpreta a la madre de Tom Kendrick (David Tennant), que tiene un cometido de creciente importancia, sin llegar a demasiada.

Esta actriz aprovecha unos ojos grises, casi transparentes, que saben transmitir sus sentimientos con mucha profundidad. Interpreta a una señora entre 65/70 años, sencilla, llena de bondad, de no muchas luces, poca cultura y pésimo gusto que parece haber pasado su vida siendo invisible para todo el mundo. Sobresaliente para Beattie que entiende y representa a la perfección el papel que se le pedía.

A quién recomendarla

Ya está dicho: a quienes gusten de los dramas humanos tratados con profundidad, es decir, a las personas con sensibilidad que si, además, gustan de los thrillers o el misterio, pues miel sobre hojuelas.

Si alguien que lea esta crítica disfrutó con la emblemática y aplaudida “Broadchurch”, le puedo recomendar “El incendio” sin miedo a equivocarme, añadiendo que ”El incendio”, a mí, me ha gustado más por dos motivos. El primero que Broadchurch se inclinó más por un efectismo dramático un poco exagerado Y el segundo que la proliferación de sospechosos y de vidas secretas de los personajes está más contenida en “El Incendio”, lo que la hace más verosímil. Vayan estas dos cosas al haber de la guionista y la directora.


El Incendio (Deadwater Fell), 2020
PUNTUACIÓN:
7.5
Comparte:
  • 1
    Compartir

Deja un comentario