Jurassic World Dominion | 2022

Jurassic World Dominion

Hoy os traigo la crítica de Jurassic World Dominion. Una película que resulta ser más de lo mismo. Un sucedáneo de la peor calidad. Una decepción mayúscula y una gran oportunidad perdida.


Colin Trevorrow fue muy elogiado cuando rodó Jurassic World, en 2.015. Era un nuevo comienzo, y la verdad es que, a pesar de sus errores (también los tenía Parque Jurásico), era una película digna, a la que su director logró imprimirle su sello personal, siendo muy alabado. Para ello, se partió de una premisa simple. ¿Por qué hacer algo nuevo, si lo que hay ya funciona? Y así, con la idea de la novela escrita por Michael Crichton en 1.990, y adaptada al cine por Spielberg, en 1.993, nos encontramos con un nuevo parque temático.

Hasta aquí nada nuevo. Y entonces vino Jurassic World El reino caído, y se rompió la magia. A pesar de los esfuerzos de su director, Juan Antonio Bayona, el resultado fue una película fría, impersonal, absurda, aburrida, cuyo mayor mérito fue despejar el campo para algo nuevo: Los dinosaurios escapaban, abriéndose la posibilidad de una confrontación entre humanos y dinosaurios.

Y entonces Colin Trevorrow se puso al frente de la tercera parte, incluso fue coautor del guion, y todos esperábamos por fin, por primera vez, ver a los dinosaurios fuera de un espacio controlado, un choque de civilizaciones. Pero no. Nada de eso. Al final la película es un más de lo mismo, y de peor calidad. Otra vez, la mayor parte de la acción transcurre en un espacio cerrado y controlado, con la agravante de que el guion es de los peores de toda la saga.

critica-jurassic-world-dominion-2022

Jurassic World Dominion y el problema de su guion.

Partiendo de que el guion es espantoso, solo comparable al de la deplorable Parque Jurásico III, nos vemos arrastrados a casi dos horas y media de continuos y absurdos despropósitos, que ni el poco emotivo retorno de los protagonistas de la primera entrega consigue salvar. Sinceramente, esperaba algo mejor, a pesar de las bajas expectativas con las que acudí a verla, que este refrito espantoso, tedioso y aburrido,

Y el comienzo pintaba bien. Los dinosaurios se han esparcido por el mundo, o eso se nos vende en los prolegómenos de la película, aunque a la hora de la verdad, no se plasma nada de eso en la pantalla. Tras el rocambolesco inicio, su director nos dirige de forma lamentable, hacia otro parque temático, ahora disfrazado de reserva. El mismo perro, pero con diferente collar.

Y así, a pesar del reencuentro entre Alan Grant (Sam Neill) y Ellie Sattler (Laura Dern), el retorno del ingenio de Ian Malcolm (Jeff Goldblum, lo único agradable de esta secuela), o la reaparición del Dr. Henry Wu (B.D. Wong), el argumento es tan flojo y tan soso, que ni siquiera podemos disfrutar de estos personajes, y lo que parecía que iba a ser un choque generacional, lo viejo y lo nuevo reunido para una última cabalgada hacia la gloria, pues se queda en paseo en tiovivo, distando mucho de lo que se esperaba, y malogrando una gran oportunidad para expandir el universo del jurásico en la gran pantalla.

Pero es que, además, si algo ha caracterizado a esta saga, desde que en 1.993 Spielberg rodó la primera entrega, es el sentimiento de miedo y amenaza que nos producían estas criaturas, especialmente los velociraptores y el tiranosaurio rex. Pues bien, esta secuela tiene el dudoso honor de ser la película de la saga, que menos me ha sorprendido, la que menos me ha asustado, la que menos me ha emocionado, y la primera en la que no he tenido la más mínima sensación de amenaza o peligro.

critica-jurassic-world-dominion-2022-(2)

Y si el espectador no presiente el riesgo, el peligro en la convivencia entre humanos y dinosaurios, especialmente cuando hablamos de los carnívoros, pues la magia se rompe, y ya dejas de creértela. Y ya se sabe, cuando en el cine se rompe la magia, desconectas de la historia, y empiezas a mirar el reloj, esperando a ver cuando se termina. A esta película, que dura casi dos horas y media, se le podría recortar la mitad, y apenas notaríamos la diferencia, por lo insustancial e insulsa que resulta la trama, durante varias partes de su extenso metraje.

Y ese es el problema. La trama, el guion, brilla por su ausencia. Parece un batiburrillo de ideas inconexas, soltadas en una reunión de colegas, y que alguien recogió a vuela pluma y las juntó sin arte ni sentido. El guion de Jurassic World Dominion quiere ser pretendidamente ecologista (el mensaje final está cargado de buenas intenciones, pero es infumable), y humanizar a los dinosaurios, lo que el director no consigue en ningún momento, encontrándonos con la rara sensación de que nos quieren hacer pasar por tontos.

Especialmente en la parte de los velociraptores, y su descafeinado sucedáneo, los atrociraptores, protagonistas de la que es una de las secuencias más espectaculares de la película, convertida en la más ridícula persecución que hayamos visto en mucho tiempo, por lo inverosímil de la misma.

Jurassic World Dominion y su gran apartado visual

Pero no todo es negativo. Hay dinero en los efectos especiales, más especies de dinosaurios que nunca, una fotografía que, sin ser excepcional, en algunos momentos está bien lograda, y unas interpretaciones honestas y que marcan diferencias, por parte de la vieja guardia, compuesta por Sam Neill, Laura Dern, B.D. Wong y, sobre todo, un enorme Jeff Goldblum (descomunal su actuación, marcada por la comicidad y el sarcasmo, que es lo único bueno de la película), que consiguen eclipsar por completo a unos desangelados Chris Pratt, Bryce Dallas Howard e Isabella Sermon, que tropiezan en unos roles poco definidos y llenos de diálogos mil veces repetidos y vacíos de contenido.

Del nuevo elenco, solo destaca la inspirada interpretación de DeWanda Wise, que le saca mucho partido a su papel, y la breve aparición de la deslumbrante Dichen Lachman, como la traficante Santos, que ya está encasillada en los papeles de villana sofisticada, que le sientan como anillo al dedo. Y como suele suceder últimamente, donde la Jurassic World Dominion más flojea, es en el principal villano de la trama, un Campbell Scott, que no está a la altura, que defrauda y deja muy mal sabor de boca, con una actuación que es un quiero y no puedo constante, llena de clichés y en la que no deja de sobreactuar, convirtiendo a su personaje en un bufón sin alma ni humor.

critica-jurassic-world-dominion-2022-(1)

Conclusión de Jurassic World Dominion

Y con esta pobre secuela, Jurassic World Dominion echa el cierre a la trilogía. Un cierre muy gris, muy pobre, muy poco inspirado, que no deja además en buen lugar a su coguionista y director, Colin Trevorrow, al que se le ven por momentos las costuras, con un deficiente uso de la cámara y del encuadre, y que es incapaz de generar la más mínima tensión en la película, dedicándose a introducir una y otra vez innumerables clichés, y cuyo único y mayor acierto, es reeditar en clave cómica, la icónica escena del todo terreno de Parque Jurásico, con un resultado no del todo insatisfactorio, pero que en otras manos habría podido dar más juego, sobre todo a nivel de ideas y de guion.

Nos queda la sensación de que Trevorrow solo sale airoso cuando copia, que es lo único que ha hecho durante las dos entregas que ha rodado en esta trilogía. Viendo estas dos películas, uno se pregunta dónde ha quedado el afilado ingenio del director de la sorpredente Seguridad no garantizada, su opera prima.

Se cierra pues otra trilogía de dinosaurios que, como la trilogía inicial, ha ido en ritmo decreciente, de mejor a peor, reduciendo la tensión y la calidad de la propuesta, estirando la historia original de Michael Crichton como un chicle, sin atrever a salirse de la idea original preestablecida: los dinosaurios dentro de un entorno controlado y reducido, para que sus protagonistas puedan enfrentarse a ellos con un mínimo de verosimilitud.

Se le puede echar en falta algo a Jurassic World Dominion más de valor y audacia para el cierre de una trilogía, y puede que de una saga, pero no se podrá negar que ha marcado a una nueva generación, que no olvidará a los majestuosos dinosaurios que una vez, hace millones de año, recorrieron este planeta.

Crítica de Jurassic World Dominion, por Michael Fersaav


Valoración Final

4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba