En plena noche | Mikel Santiago


Ya tenemos la reseña de «En plena noche», de Mikel Santiago. Teníamos muchísimas ganas de leerla después del gran éxito que tuvo «El mentiroso».

“En plena noche” comienza una madrugada de 1999 con un accidente y la desaparición de una joven, Lorea. Su Vespino aparece poco después en el arcén. El principal implicado en ambos sucesos, Diego Letamendia, novio de la chica, se despierta horas después en un hospital con amnesia y evidentes signos de estar bebido y algo más.

Diego, líder del grupo de rock Deabruak acaba de terminar un concierto con su banda, en Illumbe. Éxito total. Movida rockera vasca de importancia que tuvo sus comienzos a finales de los ochenta y alcanzó su apogeo a lo largo de la década siguiente. Sexo drogas y rock & roll. Con ese escenario de fondo, sitúa el comienzo de la acción Mikel Santiago que, inmediatamente después de esa breve presentación, nos traslada al año 2020.

En la actualidad Diego se encuentra en Almería. Allí recibe una llamada de su madre diciéndole que su amigo Bert acaba de morir en un incendio. Sin pensárselo dos veces recoge sus cosas y regresa. Pero después de veinte años nada es igual. La llegada al pueblo vuelve a despertar recuerdos. La desaparición de Lorea había quedado olvidada, pero no se había resuelto. En la lista de sospechosos hubo demasiados nombres y las especulaciones hicieron despertar rencillas. La desconfianza hizo el resto y surgieron los enfrentamientos.

Por alguna extraña circunstancia Bert había llegado a conocer un dato importante de lo sucedido aquella noche, por lo que su muerte no parece tan accidental. Y ahí comienza una historia compleja en la que el autor maneja con habilidad, reencuentros, amistades, nostalgias y la propia investigación llevada a cabo por la ertzaina Nerea Arruti; mientras, los antiguos miembros del conjunto, de nuevo reunidos, van de aquí para allá dando bandazos, intentando por su cuenta averiguar lo que pasó aquella noche que les cambió a todos, hasta que, como sucede en ocasiones, algo se mueve produciendo una chispa desencadenante de algo más grande y ya imparable.

Con algunos saltos en el tiempo, necesarios y bien dados, Mikel Santiago aclara situaciones y ayuda a situarnos en la acción. El reencuentro con los viejos amigos veinte años después es difícil. Todos han cambiado. Aquel hecho les marcó. Pero las distancias existentes entre ellos van diluyéndose hasta desaparecer del todo después de las primeras conversaciones.

«En plena noche» es una novela que se sigue con interés en todo su desarrollo inicial con algún pequeño altibajo en el nudo, para recuperarse en un largo y atrayente final. Siendo una obra que debe ser leída, no alcanza el nivel de su anterior publicación, hace ahora un año, “El Mentiroso”. Cójase esta frase con pinzas ya que, como digo siempre, esta reseña no es más que una opinión que como tal, muchas veces, está sujeta a aspectos personales. La temática y trasfondo de «El mentiroso» me atrapó más, pero también es lógico que, para quien sea amante de la música rock de aquella época, esta novela entre en su top.

Otra vez nos deleita Santiago con unos personajes muy cuidados. En este caso las escenas donde el grupo vuelve a ensayar, el concierto, y sobre todo los diálogos entre los miembros de la banda, nos permiten hacernos una idea del comportamiento de cada uno de ellos, su coherencia, aportando verosimilitud a los hechos. Esa camaradería entre sus miembros, sus sentimientos, sus problemas, algunos muy serios y su amistad por encima de cualquier traba, nos es transmitida de manera sólida y convincente, con una precisa descripción del ambiente musical y los conciertos rockeros que te hace pensar que el autor lo ha vivido en persona, cosa que luego al leer los agradecimientos se confirma.

En mi opinión, en “En plena noche”, Mikel Santiago ha querido plasmar dentro de un “noir” puro, sus vivencias, por lo que se lee entre líneas muy queridas, su experiencia y esos años un poco locos de verdadera felicidad, donde se forjan las amistades, esas que perduran y ni el tiempo es capaz de hacerlas olvidar, a pesar de los malos vientos que puedan llegar en ocasiones a soplar.

Porque la narración está rodeada de un halo nostálgico muy bien concebido, es de lectura obligada para toda esa juventud que vivió esa época y que ahora se encuentra en los cuarenta. Les gustará seguro. Por eso y porque la novela mantiene un suspense constante está abierta a un amplio espectro de edades, lógicamente de aquellos a quienes les guste este tipo de lectura.

En plena noche | Mikel Santiago
7.8
Valoración Final
Comparte:

1 comentario en «En plena noche | Mikel Santiago»

  1. El mentiroso me gustó mucho más, el abuelo me encantó como personaje, Alex…
    Esta me has gustado menos por el final. No me has parecido buen final. Me deja sabor agridulce. 😳

    Responder

Deja un comentario