Insumisa | Yevguenia Yaroslávkaia-Markón

Reseña-del-libro-insumisa-Yevguenia Yaroslávkaia-Markón

Insumisa es una autobiografía escrita a vuela pluma; un resumen apretado y nervioso de una activista rusa que espera en prisión una sentencia de muerte. Denso relato de una vida dedicada a la rebelión contra la injusticia desde lo más profundo de su ser.

Sinopsis de Insumisa

 En 1917, con solamente quince años, Yevguenia se escapa de casa para apoyar a los marinos de Kronstadt en su levantamiento contra el gobierno zarista. En 1921 vuelve a apoyar a los mismos marinos, esta vez en contra de los bolcheviques. No dejaría nunca de oponerse al poder establecido. Su posición política era muy simple: siempre hay que estar en contra de los que mandan. En las páginas 42 y 43 de su relato expresa nítidamente su ideario proclamando que el poder siempre busca perpetuarse utilizando procedimientos abyectos. Esta ley aplica a cualquier gobierno ya sea de revolucionarios o de facciosos, de mencheviques o bolcheviques, de rusos blancos o rusos rojos.

 Con este ideario es comprensible que fuese objeto de persecución durante su vida, sobre todo teniendo en cuenta que eran tiempos turbulentos y en que los poderes se ejercían sin control y con una contundencia que ahora desconocemos. Terminó en un campo de concentración de donde ya no saldría viva. Podía haber sido fusilada por unos o por otros, y fueron los bolcheviques los que acabaron con su vida.

Insumisa es una obra breve, de unas 150 páginas, que incluye una transcripción de algunas notas del proceso judicial que se siguió contra la autora en el año 1931. Se añade, al final, un excelente posfacio de Irina Fliege, tan interesante como el mismo texto. Irina Fliege estudió este caso en su condición de Directora del Centro de Investigación e Información de la Memoria de San Petersburgo. También se incorpora un prólogo interesante de Olivier Rolin, escritor que militó en la izquierda radical francesa.

Contenido

En el plano personal, Yevguenia escribe sobre recuerdos de familia y, principalmente, sobre su relación y matrimonio con otro disidente, Aleksandr Yaroslavski, que terminó su vida fusilado, meses antes que ella. En lo político, nos habla de su compromiso personal con los desfavorecidos que le lleva a adoptar conductas rayanas en la extravagancia como, por ejemplo, ayunar voluntariamente sometiéndose a las raciones de 55 gramos de pan diario que era el subsidio alimenticio que recibían los pobres de solemnidad en los duros años de  la guerra civil.

“Insumisa” es una escritura auténtica, no autoficción; y no esconde hechos reprobables y un tanto vergonzosos como su dedicación a la delincuencia o las penurias y humillaciones que sufrió. Su oposición al bolchevismo no es propio de una reaccionaria (nunca apoyó la vuelta de la monarquía, ni a los rusos blancos) sino que es una rebelión personal contra la marcha atrás que el bolchevismo dio a sus planes radicales.

No queda claro si su propensión a buscar acogida entre los estratos más castigados de la sociedad son exclusivamente políticos. Yevguenia parece encontrarse muy a gusto en el ambiente de los bajos fondos. Así pues, nos contará su relación con los sin techo, las prostitutas y los delincuentes de poca monta, y llama la atención que declare que fue una elección voluntaria ya que podía haber obtenido un trabajo digno, puesto que contaba con una graduación universitaria. Si eso es cierto, no se entiende bien que prefiriera la pobreza extrema y la vida maldita antes que un mínimo acomodo.

“Insumisa” es por tanto una biografía de una figura muy personal que no retrata a un colectivo y que conjuga una extraña mezcla de espíritu espartano, comportamiento asocial, radicalismo político y, si se me permite decirlo así, el misticismo de una Santa Teresa revolucionaria que se coloca por encima de todo lo humano y, en su caso, también, de lo divino.

“Insumisa” se puede leer como unas notas de alta intensidad escritas en primera persona o como un testamento vital. Y, también, como un documento procesal, como acertadamente escribe en su posfacio Irina Fliege, porque es muy probable que el permiso para escribir estas páginas le fuera dado ante su negativa a declarar verbalmente, y ofrecerse en cambio a dejarlo por escrito en forma de memoria personal.

Esta hipótesis la corrobora el hecho de que el manuscrito se incorporara a la instrucción de la causa. Gracias a eso, seguramente, nos ha llegado este testimonio intenso y acusador de una ciudadana inconformista y tan extraordinariamente peculiar.

A quien recomendar este libro

“Insumisa” es un libro muy a recomendar a quien guste de la biografía y de la historia. A quien esté interesado en las persecuciones políticas y las opresiones. A quien quiera saber más de los años tremendos de principios del siglo XX que sembraron Rusia de guerras, disturbios y hambre.

Notas

He echado de menos en “Insumisa” una corta relación paralela de los acontecimientos históricos en los que se enmarca la vida de Yevguenia, porque son tantos y tan importantes que forzaron a mucha gente a conductas fuera de lo común, y, en consecuencia, a biografías asombrosas y terribles .

Tengo que añadir a este respecto que las notas a pie de página de Ferrán Mateo son un buen manual de acompañamiento por su amplitud y rigor.

Añado, para terminar, una brevísima nota cronológica de conjunto que podría darnos pistas sobre la conducta de Yevguenia en función de las circunstancias políticas:

En 1905, cuando Yevguenia tiene solo 3 años, tiene lugar el Domingo Sangriento y la brutal represión del régimen zarista contra los manifestantes de San Petersburgo. La familia de Yevguenia apoya a los manifestantes, lo que muestra que su  oposición posterior  a los bolcheviques no le viene de familia.

En 1917, cuando se une a las revueltas contra el zarismo la situación en Rusia era caótica. La guerra contra Alemania no había reportado más que muertes y derrotas. A final de ese año se derroca al Zar y se firma una costosísima paz con Alemania perdiendo territorios por casi dos veces la superficie de España. Al año siguiente se ejecutaría a toda la familia Romanov por orden de Lenin.

En 1921 Yevguenia se une a la protesta contra el bolchevismo. Los bolcheviques eran ahora percibidos por muchos como los viejos perros del zarismo con los nuevos collares de la revolución. Es en esa época cuando Yevguenia se acoge voluntariamente a la ración de subsistencia que se reparte a los necesitados. Eso explica que Yevguenia acabara en los puros huesos (página 35).

En 1924 Yevguenia tiene 22 años, ha terminado la universidad y conoce a Aleksandr Yaroslavski, su futuro marido. En ese momento Lenin muere y accede al poder Stalin.

En 1926 Yevguenia y su marido viajan a Europa llegando hasta Paris. Se produce el arresto de su marido en cuanto vuelven a Rusia. El 25 de Febrero de 1927 se introduce en el código penal soviético el artículo 58 que Solzhenitsyn denunció en su Archipiélago Gulag como una vía legal para declarar a cualquier ciudadano enemigo del pueblo. Es en este y en los años inmediatos cuando la vida de Yevguenia es más miserable y se niega a pedir ayuda a su familia de la que por cierto ya no sabremos nada.

En 1928 comienza el plan quinquenal de Stalin. Se recrudece la persecución política. Se retoma brutalmente el plan de colectivización represaliando a los Kulacs. Comienza el calvario de las hambrunas. En Ucrania morirían hasta 5 millones de personas.

En 1929, en los principios del primer plan quinquenal, Yevguenia viaja a Solovki para ver a su marido que sigue en prisión.

Ya no vería el final de ese primer plan quinquenal. Muere en un momento delicado para Rusia, aunque vendrían otros peores de los que con toda seguridad tampoco habría salido con vida. Me refiero a las purgas de los “enemigos del pueblo” y a las deportaciones masivas. Yevguenia y sus amigos delincuentes hubieran sido de los primeros en ocupar plazas para ese destino.

Un último comentario, que no es otro que alentar a la Editorial Armaenia en su intento de ofrecer algunos títulos excelentes relacionados con hechos históricos, ya desde la ficción ya desde el testimonio. Sin duda que los tendremos en cuenta para incluirlos en nuestro catálogo de reseñas.

Recomendación final de Insumisa

Leer el libro, sin duda.

Por Isidro M. Gimeno


Ficha Técnica

Armaenia Editorial S.L.
5ª Impresión Enero de 2020

Traducción: Marta Rebón
Notas de Ferrán Mateo.
Prólogo de Oliver Rolin
Posfacio de Irina Fliege


Insumisa | Yevguenia Yaroslávkaia-Markón
PUNTUACIÓN:
8
COMPARTE:

Deja un comentario