Nos crecen los enanos | Cesar Pérez Gellida

nos crecen los enanos

“Nos crecen los enanos” aparece justo un año después de la que ya es la penúltima novela de su autor, “Astillas en la piel”.

Ambas se relacionan porque el final de la anterior sirve de arranque a la presente a través de un hecho fatal, cual es la aparición de dos cadáveres en un pinar de Valladolid, en el municipio de Urueña.

De nuevo, Bittor Balenziaga y Sara Robles se encargan de los inicios de la investigación. Pronto se une a ellos otro personaje ya conocido, pero que aquí adquiere mayor relevancia: Ramiro Sancho, que con su presencia amenaza con hacer buena la máxima de “tres son multitud”; pero César Pérez Gellida lo maneja con habilidad para incrementar el interés de la relación entre los personajes protagonistas.

La trama sobresale por su originalidad y por la puesta en escena. Su escritura es ágil, y desenfadada con momentos en los que transgrede una línea de dureza excesiva.

Muy pronto conocemos al autor de los crímenes. Él mismo, de cuando en cuando, nos cuenta en primera persona sus movimientos y, sobre todo, sus actos, tan sádicos como violentos. Un “zumbao”, como lo definiríamos familiarmente; un completo desequilibrado.

Y aquí es donde la novela se resiente. Hay algunas escenas de mal gusto y sobre todo hay demasiada sobrecarga de una crueldad poco aceptable. Los extremos y los excesos no son buenos compañeros de viaje aunque intentemos disfrazarlos con “porque lo requiere el guion” o “adecuados al tiempo”.

Detenerse en la morbosidad es consecuencia muchas veces de buscar un impacto mayor en el lector o un elemento diferenciador que, en mi opinión, Pérez Gellida no necesita. Se puede expresar lo mismo sin necesidad de detenerse en pormenores tenebrosos. ¡Lástima!, porque la idea, la trama en su principio, los diálogos y los personajes están a un buen nivel. Propiciado y repito, en mi opinión, por lo anterior, la novela, que comienza bien, va decayendo y el interés de su inicio se desvanece entre un desarrollo forzado por una trama que debilita su interés hasta el final. Si hubiese una categoría de género negro sádico, “Nos crecen los enanos” entraría en ella con honores.

Dentro del panorama negro es difícil ser diferente. César Pérez Gellida lo es; así lo ha demostrado. El autor vallisoletano, que se nota que ama su ciudad, es uno de los mejores escritores de novela negra en la actualidad, pero con esta publicación poco añade a su trayectoria. Lejos queda Nos crecen los enanos de algunas de sus novelas como, “La suerte del enano”, para mí su obra más importante y la mejor de las publicadas en el año 2020 o, como mínimo, entre las tres primeras.

Por Mr. Tom


Reseña – NOS CRECEN LOS ENANOS.
Autor: César Pérez Gellida.
Fecha de publicación: 8 septiembre 2022.
Editorial: SUMA.
Páginas: 488.
Género: Novela negra


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba