Qué vergüenza | Paulina Flores


Qué vergüenza, de Paulina Flores es una serie de nueve relatos que sorprenden por su madurez y su estilo personal.

La escritora se aleja de la tradición hispanoamericana. No hay vestigios de realismo mágico, ni de épica, ni del toque enigmático del omnipresente Cortázar, ni del surrealismo subyacente de Rulfo. Está más cerca de la tradición angloamericana, de las historias “sin repercusión” de Munro, por ejemplo. Los relatos de Paulina Flores llevan el fuerte color y la textura de su Chile natal y comienzan y terminan en la cotidianidad. Va desvelando poco a poco una trama normalmente nada explosiva, a veces desde lo anodino o lo trivial.

«Qué vergüenza» evita los grandes sucesos o las sorpresas porque sus relatos no necesitan de espasmos más allá de los que el día a día nos reserva a los seres humanos corrientes. Son historias pensadas desde la emoción “irrelevante”. La emoción que sentimos con menor intensidad, pero que conforma poco a poco nuestra forma de ver la vida.

El impulso que mueve su narrativa emerge a menudo desde la infancia o la adolescencia. Las edades tempranas están muy presentes y sobresalen en algunos relatos como el de “Tía Nana”, relato de calidad que muestra de una manera profunda la relación entre personas que se mueven entre vínculos muy cercanos y en los ambientes cerrados de la convivencia familiar.

 Los recuerdos que pueblan la escritura de Paulina Flores son a veces sombríos, teñidos de una nostalgia suave que envuelve a sus personajes. Este relato,” Tía Nana”, junto con el que le precede, “Olvidar a Freddy”, y el que le sigue, “Espíritu americano”, son los tres que en mi opinión tocan la excelencia y demuestran el pulso narrativo que posee la autora. Los tres están trenzados en el cuerpo a cuerpo de la narrativa, donde no hay más espacios que el personaje con su propio entorno, sin especiales sucesos sobre los que apoyar el interés.

El último de la serie me ha resultado curioso. Es el más extenso y enlaza dos historias diferentes, sin conexión. Mejor dicho, no las enlaza, sino que las presenta sin que se adivinen sus puntos de unión. Dos historias superpuestas con la característica de que cada una de las dos partes que lo conforman son superiores al todo. Relato, pues, antiholístico.

El todo, inferior a la suma de sus componentes, algo un tanto inusual. Pero es llamativo, porque  desde el punto de vista de la calidad de los personajes, las historias y sus vivencias es el que mejor muestra las posibilidades de narrativa de más alcance que puede desarrollar la autora. Quizá fue pensado como  experimento formal (de resultado cuestionable, por no decir fallido) que no se me ocurre otra manera de denominarlo que paralelismo asimétrico.

Llamo la atención sobre los vocablos locales de uso común en Chile, pero con nula propagación en nuestro país. Hay algunos neologismos y donaciones del invasivo inglés, tan comunes ya en nuestros días, sobre todo los que provienen de la modernidad.

Hay también alguna donación pasada por el troquel de nuestro idioma, tan inefables como acertadas, como los “sánguches”, palabra que entendería perfectamente cualquier inglés aunque se pronunciara con el acento más cerrado del altiplano o de nuestra meseta. Pero otros vocablos llevan el distintivo de largos años de crianza en las barricas del pueblo llano, creaciones ricas nacidas en entornos familiares y populares. Hacen grata la lectura. Aconsejo recurrir a Mr. Google para entender palabras como: once, onda, cachay, carrete, cuico, pololear etc.

Paulina Flores demuestra en «Qué vergüenza» que es capaz de escribir tanto en tercera como en primera, pero esquivando la autoficción , o difuminándola. Aborda también temas dispares y planteamientos variados. Se atreve con relatos que tienen dificultad para llevarlos a cabo (Teresa). Otras veces plantea temas arriesgados con luces rojas intermitentes que se encienden muy tenues, pero muy claras. (Laika y Olvidando a Freddy).

Recientemente Paulina Flores ha publicado en la editorial Seix Barral su primera novela “Isla Decepción” con buenas críticas.


Qué vergüenza

Autora: Paulina Flores

Seix Barral Segunda impresión: Junio de 2020


Qué vergüenza | Paulina Flores
7.5
Valoración Final

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba