El día que se perdió el amor | Javier Castillo

reseña-el-dia-que-se-perdio-el-amor-javier-castillo-2021

“El día que se perdió el amor” comienza donde termina la anterior publicación de Javier Castillo, donde todo quedaba resuelto excepto la desaparición de Carla Maslow.

Pero no es solo una continuación, sino una copia de ella, ya que la historia se repite prácticamente en sus mismos términos. Inicio similar: una persona desnuda camina por una gran ciudad con algo en la mano. Detenida por la policía, parece saber más que los mismos investigadores, y a partir de ese mismo comienzo, todo discurre de manera parecida.

Mismos protagonistas, mismos escenarios, mismo argumento con una idéntica exposición y un nudo y desarrollo final al que se llega pensando en que no deja de ser algo muy parecido a lo que vimos en la anterior obra, como si se hubiese querido estirar la idea original. Es el exceso lo que oscurece la calidad sobre la que se sustentaba. Continuación, por tanto, que poco aporta a su predecesora, pero que gustará a aquellos que se quedaron con ganas de más y que quieren seguir unas cuantas páginas más dentro de las vidas de sus protagonistas.

Una pena, pero hay que puntualizar que esto ocurre siempre que se haya leído la primera. Si no es así, como digo, nos hallamos ante una obra de la que se pueden decir parecidos elogios a los que dijimos de “El día que se perdió la cordura”.

Como ya hemos mencionado, el error radica en su incomprensible similitud. Si exceptuamos este punto, nos encontramos con una narración viva, audaz, que mantiene la atención ante unos hechos muy extraños que parece no tengan explicación. La pesadilla continúa. La situación insostenible a la que se vieron sometidos los protagonistas de la primera parte no ha terminado. De nuevo Jacob Frost y Steven Maslow, en una carrera contra el reloj para encontrar a Amanda, ambos por diferentes caminos.

Los mismos asesinos, obsesionados con un líder demente, que van guiando sus pasos para llevarlos a donde quieren, para precipitar el final que ellos buscan. Es cierto que “la realidad supera la ficción”, pero también aquí se pueden sobrepasar los límites de lo racional, y cuando ello ocurre, incluso esa máxima se resquebraja.

Con todo, analizada individualmente, y sin atender a primeras partes, no hay que menospreciar para nada a “El día que se perdió el amor”. Es válido para ella lo que ya dijimos de su antecesora. Tensión máxima, con una acción muy rápida y suspense que crece por momentos, con una trama muy oscura e inquietante. Un enemigo desconocido peligroso y muy organizado, ante el que te encuentras desprotegido e indefenso. Lo suficiente para entretener.

Javier Castillo dejó claro que sabe contar una historia y que tiene una enorme facilidad para asombrarnos, para relatar con maestría todo tipo de situaciones, incómodas e incluso en un principio aparentemente incoherentes, y para mantenernos en vilo con cada interrogante planteado hábilmente al final de cada capítulo. “El día que se perdió el amor” es un calco de una magnífica “El día que se perdió la cordura”.


Ficha Técnica:
Título: El día que se perdió el amor.
Autor: Javier Castillo
Fecha publicación: 11 enero 2018.
Editorial: Suma.


El día que se perdió el amor | Javier Castillo
6.5
Valoración Final
Comparte:

Deja un comentario