Sánchez - Esther García Llovet

9

reseña sanchez esther garcia llovet

Este relato de García Llovet ha recibido un abundante respaldo desde la crítica profesional. Un respaldo al que nos adherimos con efusión y que se refleja en los generosos comentarios de contraportada y en la faja de la edición.

El lector que no debe perderse la lectura de esta obra es aquel que haya sido abducido por la generación perdida norteamericana, por el Henry Miller de Nexus o por los  relatos de Charles Bukowsky. Los personajes de “Sánchez” se mueven en una cuerda parecida. Viven tambaleándose entre la desidia y la resignación, y caminan noctámbulos por un Madrid que parece transformado en un extenso suburbio. Conforman un pequeño universo de aves agotadas y exhaustas que vuelan buscando sin éxito su regreso al Arca de Noé, sin el menor atisbo de ramitas de olivo en su pico. Gentes que caminan de manera cansina por los entresijos del laberinto urbano. ¿Qué es lo que mueve a estos personajes? No lo sabemos, ni la autora nos lo desvela, pero parecen no tener otra motivación que sobrevivir hasta el siguiente amanecer. En todos ellos se adivina una idéntica carencia de ilusión. Esto incluye al galgo “Cromwell”, que es otro personaje tan protagonista como los humanos. Su dueño lo describe como un perro condescendiente y sobrado, se trata por tanto de un perro de conducta sofisticada, que sin embargo, encaja de perlas en el relato.

El particular lenguaje de García Llovet

García Llovet hace gala de un estilo personal, con un lenguaje de minúsculos fuegos artificiales, metáforas privadas de impulso y bronca traslación de las expresiones y del slang del lumpen. Mención especial merecen los diálogos. Entrecortados, directos, con más silencios que palabras, sin que los personajes tengan especial interés en hacerse entender, y mucho menos en dejar traslucir algún tipo de emoción. No hay elocuencia, ni intención de convencer al otro, ni digresiones.

Aparte de los lectores, como ya hemos mencionado, abducidos por el malditismo, la novela  puede recomendarse a los que simplemente aprecien la literatura de calidad a secas. Calidad en la creación, en el pausado desarrollo de la acción y en el dibujo de los personajes.

“Sánchez” de  Esther García LLovet. Anagrama 2019

Por Ricardo Bauluz

Deja un comentario