Trimen | Míchel Suñén

reseña-libro-trimen-michel-suñen
Trimen, de Míchel Suñén

Con Trimen, Michel Suñén se consolida como uno de los grandes escritores aragoneses del género negro actual.

A una trama muy original, añade el un completo análisis psicológico de los personajes principales que, aparentemente sencillos en su individualidad, son, cuando se interrelacionan, muy complejos.

Como ya pasaba en la otra obra del autor que ya reseñamos en su día, Diábolo, la narrativa de Trimen es clara, fluida y sin complicaciones, lo cual hace fácil la lectura. Posee Suñén una gran facilidad para la creación de escenarios que nos permite sentirnos en ellos, estar allí.

A pesar de sus continuos saltos en el tiempo no solo no confunde, sino que aclara el porqué de las reacciones de sus tres principales protagonistas y nos ayuda a conocer su evolución a lo largo prácticamente de toda su vida. Sin esos flash-backs la relación entre ellos no se entendería. 

Que el relato sea en ocasiones previsible no le resta nada, porque en mi opinión es lo que busca el autor. Quiere que lo sepamos. Quiere que suframos con unos e investiguemos con los otros.

Sinopsis

Con un principio escabroso, Suñén nos introduce inmediatamente en el crimen de una “escort”, o acompañante de lujo, acaecido en una caravana, si bien el cadáver no aparece.

Tratado en un principio como una desaparición, la policía reclama los servicios de una sinergóloga, para que les ayude en la decodificación del lenguaje no verbal de los detenidos, autores presuntos o investigados.  

La acción, muy bien desarrollada, se mueve en tres frentes:

Por un lado tenemos el trío protagonista, con una relación ya extraña desde su infancia y que pasa en diferentes momentos por grandes altibajos, casi del amor al odio y viceversa, motivado en gran medida por la bipolaridad de uno de ellos, con esos altos y bajos emocionales que conllevan comportamientos hipomaníacos o depresivos. 

Juntos desde edades muy tempranas, se convierten pronto en inseparables y por encima de cualquier desavenencia, prima siempre el deseo de ser uno. Difícil de contar por su complejidad, Suñén lo hace de un modo magistral. 

Por otro lado, las relaciones entre los diferentes mandos de la policía y el aparato judicial, en lo relativo a la investigación y entre ellos mismos.

Y por último una trama sexual, que aún en segundo plano, no tiene nada de secundaria. Interesa y mucho por su originalidad y desarrollo. 

Se podría decir que el sistema motriz de la novela es “el elemento emocional”. Son esos sentimientos de amor/odio los que nos descubren realidades inadecuadas, los que pueden llegar a convertirnos en lo que no somos. Suñen nos demuestra como todo lo que nos rodea nos afecta de una u otra manera y como es el tiempo quien conforma nuestro carácter, pudiendo llegar a convertirnos en personajes manipuladores.

Con ello, la base genética, el conocimiento y la mayor o menor madurez, influyen en nosotros de manera diferente en el análisis ante un mismo suceso, diferentes acontecimientos o actuaciones de terceros.

La conjunción de escenarios y personajes convierte a Trimen en un relato psicológico, donde la sinergología, ese método científico que analiza el lenguaje no verbal y a la que el autor da gran importancia, cobra un importante y fundamental protagonismo. 

Por Mr. Tom


Trimen | Míchel Suñén
PUNTUACIÓN:
8.1
COMPARTE:
  • 25
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    25
    Shares

Deja un comentario