Los viejos seductores siempre mienten - Juan Bolea

reseña-critica-los-viejos-seductores-siempre-mienten-juan-bolea

Desde la aparición de Martina de Santo, en “Los Hermanos de la Costa”, hemos seguido la trayectoria de este escritor gaditano-aragonés y de su personaje. Novela negra seria, bien estructurada, entretenida y bien escrita. Sorprende y mucho el cambio efectuado en esta última en la que, manteniéndose dentro del género, imprime a la trama, aparentemente descabellada, un tono jocoso.

Bebe Bolea de las fuentes primigenias del género, Leonard, Elroy y Dashiell Hammett, sobre todo de este último. Falomir y Beni, recuerdan a Sam Spade y su secretaria Effie Perine. Al mismo tiempo, su detective nos acerca a ese otro delincuente anónimo metido por necesidad a investigador, creado por Eduardo Mendoza en “El misterio de la cripta embrujada”. En ocasiones la trama tratada con frivolidad e inteligencia se va enredando como en las novelas de Jardiel Poncela, hasta terminar en un final poco creíble, irracional, pero brillante donde lo más inverosímil, al final encaja perfectamente. Todo paradójico.

Bolea es un escritor con un lenguaje fluido, desenfadado, alegre y jovial, lo que, unido a un argumento raro, diferente e interesante, con un punto irónico, hace que Los viejos seductores siempre mienten sea una novela que se lea prácticamente "de corrido". Al final te quedas un poco escéptico pero sonriendo, aunque la sensación es pensar, "puede mucho más".

El detective Florián Falomir recibe la visita de una mujer con un extraño y fácil encargo, entregar una carta personalmente. El recibo de esa carta desata una serie de acontecimientos con consecuencias graves. La acción se desarrolla entre Zaragoza y el Pirineo aragonés y la aparición de la inspectora Martina de Santo es prácticamente testimonial, aconsejando al protagonista desde la distancia.

Conclusiones de Los viejos seductores siempre mienten

En modo alguno se puede objetar nada a alguien que ha desarrollado un trabajo, pero en este caso, ésta es una novela menor. En cualquier caso hay que agradecer a Bolea los buenos ratos que nos ha hecho pasar desde la aparición de su primera novela negra en 2005. El autor, por medio de su personaje, nos deja un mensaje, lo que el llama, la verdad absoluta, "mientras creyese en el humor y en el amor ,estaría a salvo"


Puntuación:

6.9

Los viejos seductores siempre mienten.

Autor: Juan Bolea (Cádiz, 1959)

Primera edición: Mayo 2018

Por Mr. Tom

Deja un comentario