Érase una vez la taberna Swan | Diane Setterfield

erase-una-vez-la-taberna-swan-diane-setterfield
Érase una vez la taberna Swan – Diane Setterfield

Diane Setterfield es una excelente narradora. Ha escrito una comedia amable, de las que se leen sin prisa y se van saboreando despacio.

Erase una vez la taberna Swan es un cuento costumbrista con algún toque de fantasía y que juega con la imaginación de las personas, con los personajes, con una comunidad que vive tranquila disfrutando de su buen hacer día a día y con el lector, que en algún momento se siente allí, entre el río, la taberna y sus clientes habituales. Es prácticamente uno más de los habitantes de Radcot.

Ese río, el Támesis, presente siempre en sus vidas y que como dice la autora “majestuoso, fuerte y desconocido, se doblega a los deseos de los humanos, hasta que un día decide no hacerlo y entonces…”.” Un río que contiene fragmentos del pasado y del futuro”.

Sinopsis

La desaparición de una niña dos años atrás y una segunda hace pocos días, es el punto de partida de un relato que comienza en la misma taberna Swan. En ella, es frecuente escuchar historias entre lo real y lo imaginario de boca de cualquiera que se atreva a hacerlo.

En una de esas noches aparece un hombre con una niña en brazos, lo que da lugar a todo tipo de especulaciones, ya que puede ser una de las desaparecidas. Ambas pequeñas tienen una historia a sus espaldas que en un momento determinado se cruzan.

El planteamiento de Érase una vez la taberna Swan es largo, pero lo que tiene más importancia es el encanto que se desprende de cada página, la belleza de las descripciones y la relevancia que tiene el río en la vida de los habitantes del pequeño pueblo de Radcot.

Es pues La taberna Swan un relato como todos los cuentos, en unas ocasiones dulzón y en otras con algún tinte dramático. La importancia que la autora da al río es crucial. La novela se va desarrollando como las aguas de ese Támesis, que en su curso alto fluyen de manera incierta entre la niebla, ora interesándose por los quehaceres de sus moradores, ora abstraído en asuntos propios. Para los lugareños, a su paso por el pueblo, el río cobra vida y forma parte de ellos.

Melodrama, pues, narrativo-costumbrista. Setterfield da, en toda la primera mitad, mayor importancia a la parte descriptiva, al pueblo, sus gentes, el río y la taberna. A partir de ahí, la historia de las niñas va adquiriendo cada vez más fuerza, con un dramatismo contenido, pero sin caer en sensiblerías, hasta su desenlace final. Es aquí donde la novela gana enteros y llega a interesar de verdad.

Título: Érase una vez la taberna Swan.
Autor: Diane Setterfield.
Titulo original: Once upon a river.
Publicación original: 2018
Editorial: Lumen

Érase una vez la taberna Swan | Diane Setterfield
PUNTUACIÓN:
6.7
COMPARTE:

Deja un comentario