El visitante (The Outsider)

critica-el-visitante-the-outsider-stephen-king-2020
Crítica de “El visitante” (The Outsider)

“El visitante” (The Outsider), la nueva serie de HBO que cuenta con un inicio digno de los mejores thrillers que recordemos.

“El visitante” se engloba dentro de un género que no me resulta especialmente grato como es el de terror. Me refiero al género que nos bombardeó hace años con películas llenas de sangre y asesinos que perseguían a chicas inocentes con sierras eléctricas. Esas películas que te hacían botar en la butaca y que se basaban en dar sustos al espectador; viernes 13, por ejemplo.

Pero tengo que admitir que incluso en aquellos años muchas de las películas basadas en las obras de Stephen King se libraban de esta crítica. Hubo algunas, como El Resplandor, que gustaron a todo el mundo, y es que Stephen King no suele defraudar porque siempre tiene algo que nos sorprende y una habilidad especial para dosificar el miedo.

La serie El visitante cumple con estos requisitos. No hay sobresaltos y la dosis de misterio está muy bien goteada, de manera que el interés es creciente, pero con algunas reservas que menciono más abajo.

Es difícil hablar de esta serie sin destriparla. Diré que la acción empieza con dos capítulos de planteamiento casi perfectos. Nos presentan una situación que tiene muchas incógnitas, exactamente igual que ocurre con los thrillers más genuinos.

En el tercer episodio se inicia un giro hacia la marca “Stephen King”, su misterio y su juego entre realidad y fantasía. El guionista lo trata correctamente, pero con altibajos. El espectador se ve interesado en el misterio y en unas reglas nuevas que, una vez aceptadas, le deja a merced de King y se resiste a abandonar el sillón.

opinión-el visitante
“El visitante” Foto de IMDb

Sigo con el planteamiento: En un pueblo del medio rural norteamericano se comete un crimen atroz. El pequeño Frankie Peterson aparece brutalmente asesinado en el bosque, con el cuerpo completamente destrozado.

En una primera instancia algunos testigos apuntan claramente a un culpable, pero la investigación se complica de inmediato. Hay una evidente discrepancia entre las pruebas forenses, y el caso se convierte en un jeroglífico para la policía. En un thriller esto se resuelve cuando el protagonista va desentrañando la madeja, aplicando la lógica y profundizando en las pruebas. Aquí no ocurre eso. Estas discrepancias forenses llevan la acción a un punto absolutamente muerto ante la perplejidad de los investigadores.

Es en ese punto entra de lleno el efecto “Stephen King”, ese efecto que hace que las reglas del juego cambien y empecemos a intuir que la serie nos va a presentar una novedad.

A partir del capítulo cuarto, el esfuerzo creativo del guionista es hacer que con las nuevas reglas todo parezca verosímil, no digo creíble, sino verosímil, es decir: que los hechos se ajusten a las nuevas reglas de manera rigurosa, como ocurre en películas como El Exorcista, donde, de una situación cotidiana, pasamos a otra terrorífica sin que el espectador se mueva del asiento y se sienta manipulado. Si eso no se consigue, ya sabemos que el espectador se desenganchará y acabará pensando que le están endilgando un bodrio.

En ese momento en el que las cosas giran hacia otro escenario encontramos puntos positivos y negativos. En los positivos, algo que ya he apuntado: que se consigue convencer al espectador para que acepte entrar en el terreno de lo fantástico sin poner demasiadas objeciones, pero no lo hace de manera tan brillante como en la película que he mencionado como ejemplo, El Exorcista,

En lo negativo dos puntos que me han llamado la atención: el primero, que a partir del cuarto capítulo en que el misterio o el, digamos, “efecto Stephen King” entra de lleno en el desarrollo, el director quiere imprimir una atmósfera de niebla que le hace emborronar la realización.

Un protagonista aparece en primer plano y los demás desenfocados y luego al revés. Juega excesivamente con el objetivo de la cámara y los encuadres. A mí no me gusta que me digan en lo que me tengo que fijar, me gustan los planos claros y ya veré yo lo que quiero observar. Me ha resultado molesto. Puedo entender el propósito, pero mi conclusión es que no hacía falta abusar de ese recurso.

El segundo es que se ha optado por un montaje de secuencias demasiado cortas. Te dejan una escena a medias para pasar a otra que también se queda en el aire. Creo que el montaje es casi tan importante como el rodaje y, sinceramente, el pulso de la narración sufre con esos cambios tan frecuentes y con escenas tan cortas.

También me parece que se ha intentado alargar el metraje con escenas que son de relleno. Mucha conversación en detrimento del avance de la trama. Sí, hablamos de HBO, series de calidad que se cocinan a fuego lento, lo sé, pero está empezando a ser bastante corriente y es algo con lo que no siempre comulgo, sobre todo en series más destinadas a la acción.

Ben-Mendelson-the-outsider
Ben Mendelson interpreta al agente Ralph Anderson (Foto de IMDb)

¿A quién recomendar “El visitante”?

He leído algunas críticas de los países que la han visionado antes que España y he encontrado en Rotten Tomatoes, una de mis favoritas en USA, que entre los comentarios de los espectadores los hay muy a favor la serie y otros que la critican con dureza. Y eso cuadra con lo que yo pienso, que es una serie que para los amantes del género fantástico, paranormal o de terror, va como anillo al dedo, pero para los que tienen alguna clase de reserva les puede resultar tediosa o incluso indigesta.

LOS PROTAGONISTAS

  • Ben Mendelson como el detective investigador del caso, Ralph Anderson. Tiene un papel difícil porque es un personaje de mente muy lógica que se siente desbordado por hechos que resultan inexplicables. En mi opinión cumple con éxito, pero su actuación no me parece especialmente reseñable.
  • Cynthia Erivo como Holly Gibney: es el apoyo externo que busca la policía para investigar los hechos. Es un personaje creado por Stephen King que aparece en varias de sus novelas. La actriz es lo que la serie necesitaba para dar verosimilitud al relato. Rebosa fuerza interior. Llena la pantalla.
  • Jason Bateman como Terry Maitland. Sobresaliente. Un actor con carisma.
  • Mary Winningham como Jeannie Anderson, esposa del detective Anderson. Superconvincente. Gran actriz.
  • Bill Camp como Howie Gold, el abogado defensor de Terry Maitland. Personaje secundario muy bien interpretado y que despierta empatía.

El guionista es Richard Price. Recordemos que fue el que escribió el guión de The Wire, un clásico que tuvo enorme éxito de crítica y público. Sin embargo, aquí no le daríamos el sobresaliente porque introduce algunos diálogos que ralentizan la acción y que no aportan mucho, la verdad. O sea, bien pero con lagunas.

Dirección

Los dos primeros capítulos los dirige Jason Bateman, con sobresaliente. El resto se distribuyen en varios directores, el principal de ellos es Andrew Berstein que dirige tres. Cumplen justito.

Conclusión

HBO ha conseguido con “El visitante” plasmar de manera bastante convincente la novela de Stephen King. Es una serie que cuenta con un arranque brillante que, sin embargo, va perdiendo su brillo (según los gustos de cada uno) conforme avanza la trama, adentrándose en terreno fantástico.

Por Kassandra


El visitante (The Outsider)
PUNTUACIÓN:
6.9
COMPARTE:

5 comentarios en “El visitante (The Outsider)”

  1. Buenas,
    Fallo muy gordo de guión:

    Nada más empezar el capítulo 2, al detective le están tomando la tensión mientras le hacen preguntas y contesta, tras la prueba le dice el médico que tiene la tensión alta.

    Todo el mundo sabe que si te toman la tensión no se puede hablar porque los resultados no son fiables, hablar hace que tengas valores más altos.

    Cualquier persona relacionada con la sanidad se dará cuenta.

    ayyyy qué poco cerebro por parte del que haya adaptado el guión!

    Responder

Deja un comentario