Rey Blanco | Juan Gómez Jurado

reseña-rey-blanco-juan-gomez-jurado
Rey Blanco, de Juan Gómez Jurado

Como siempre, queremos dejar claro, de antemano, que esta reseña de Rey Blanco no es sino una opinión personal como tantas otras podrá haber, que puede, o no, estar en consonancia con la de otros lectores.

Rey Blanco cierra, de momento, la trilogía de Antonia Scott y Jon Gutiérrez, personajes que protagonizan de nuevo esta obra de Gómez Jurado.

Como las dos anteriores, es un pasatiempo entretenido que no defraudará ni a los incondicionales de Antonia Scott, ni a aquellos que gusten de las novelas de aventuras, suspense y acción constante.

SINOPSIS

El inspector Jon Gutiérrez es secuestrado sin que Scott pueda evitarlo. A partir de ahí, al igual que en las anteriores obras, el relato se convierte en una carrera contra el tiempo para resolver una serie de asesinatos mientras los protagonistas intentan impedir que prospere una conspiración y llevar ante la justicia al responsable final.

Gómez Jurado vuelve a poner a sus dos personajes estrella ante una situación extrema.

Al igual que en Reina Roja y Loba Negra, la acción de Rey Blanco está sustentada sobre Antonia Scott, personaje único, sometido a entrenamiento extremo, estilo Jason Bourne; una mente prodigiosa, una capacidad analítica por encima de parámetros normales y una inteligencia que apabulla. Afronta, no obstante, situaciones de bloqueo en las que sus excepcionales cualidades parecen no serlo tanto, cosa que puede parecer un tanto incongruente. El personaje ha fagocitado a su autor convirtiéndolo en dependiente suyo.

Como ya dijimos en Reina Roja, “Autor del que a pesar de su juventud ya se ha escrito mucho y muy bien y se seguirá escribiendo todavía más y mejor”. (Como así ha sido). Capacidad tiene, la ha demostrado. Su primera novela “Espía de Dios”, tuvo una gran acogida y triunfó. Se lo merecía. Ya demostró su ingenio, su creatividad y su buen hacer, pero se aprecia en esta saga que nos ocupa una cierta deriva hacia lo comercial, sacrificando parte de su calidad en un trueque innecesario con la literatura consumista de leer y olvidar, que no nos termina de convencer.

Ante esto cabe realizar un ejercicio de reflexión: las editoriales son las que deciden si publicar o no una novela (se puede tirar de autopublicación, pero para llegar a todas las estanterías físicas y hacerte un nombre, en la mayoría de los casos, se necesita tener a una detrás).

Por lo tanto, hacen su estudio de mercado y ven que lo que vende, lo que los lectores buscamos ahora (no siempre), son novelas con una acción directa que empiece en las primeras páginas. Que haya un asesinato inmediatamente, y si secuestran o acaban con algún personaje principal, mejor que mejor. Porque, de lo contrario, la dejamos en la estantería y ponemos Netflix, HBO… Y claro, las editoriales, como podemos entender, tienen que ser económicamente viables para seguir publicando otras novelas. ¿A quién culpamos entonces? ¿A las editoriales o a nosotros mismos? Porque si esto hubiera sido así hace años, nunca hubiéramos podido disfrutar de muchas obras imprescindibles.

Nos deja, por ello, “Rey Blanco” una sensación agridulce. De algo que podía haber sido y sigue en camino de llegar a serlo. Va buscando el suspense a base de situaciones cada vez más difíciles, que en ocasiones pueden caer en lo ingenuo.

No ha cubierto plenamente las expectativas que planteaba desde su primera obra, aunque hay que reconocer que el hecho de hacer gravitar el peso del desarrollo sobre un personaje tan singular como Antonia Scott puede hacer las cosas particularmente difíciles. También es cuestionable, aunque para gustos los colores, el uso repetido de un recurso como es el de llevar a los personajes corriendo siempre de un sitio a otro, estilo Código da Vinci, arañando los segundos para evitar males mayores.

Novela, por tanto, que se enmarca en el género policíaco y aventuras, con ritmo trepidante; mucha acción y suspense a partes iguales para un segmento de mercado amplio que guste de disfrutar, como decía al principio, de un buen entretenimiento y que resulta imprescindible para todos aquellos que han compartido los buenos y malos momentos de la vida de la carismática Antonia y el bonachón Jon.


Ficha técnica:
Título: Rey Blanco.
Autor: Juan Gómez Jurado.
Fecha publicación: 5 – Noviembre – 2020.
Editorial: Ediciones B.


Rey Blanco | Juan Gómez Jurado
PUNTUACIÓN:
6.5
Comparte:
  • 5
    Compartidos

2 comentarios en «Rey Blanco | Juan Gómez Jurado»

  1. Grande Juan Gómez Jurado, gran constructor de historias, de tramas entrelazadas, con ráfagas de genialidad y sorpresa.

    Sobre El Rey Blanco, menos sorpresas, a mi parecer no se puede o no se debe leer si antes no has leído los anteriores. Tambien coincido con el anterior comentario, los personajes se embarcan en una frenética investigación contra reloj y cuenta atrás, que , en efecto. recuerda el correcorre del Código Da Vinci, novela a la que cita diciendo que Dan Brown escribe la misma novela siempre y de ahí su éxito entre sus lectores.

    Lo mejor del libro son las reflexiones de los personajes, articuladas o en voz en off, sobre el comportamiento humano que, al menos a mí, me invitan a pararme a pensar. El final nos lo deja entrever poco a poco. El libro no llega a la altura de la Reina Roja, para mí la mejor novela de la trilogía y sin olvidar los de precuela El Paciente y Cicatriz.

    Me encanta cómo el autor integra Madrid y su historia en la trama. Recomendable leer El Madrid de Antonia Scott y la Historia secreta del Señor White. El Rey Blanco no se puede o debe leer si antes no has leído los anteriores de la trilogía.

    La combinación chico/chica en novela negra funciona siempre bien. En la línea de persona atormentada y mente brillante de reconstrucción de perfiles recomendable “No está sólo” de Sandrone Dazieri, seguido de “El Ángel” y el último (hasta la fecha) “El Rey”de Sandrone Dazieri, con Dante y Coloma .

    Y por supuesto nuestra magnífica y siempre esperada Carmen Mola, con su trilogía “La novia gitana”, “La red púrpura”y “La nena”, el personaje atormentado la inspectora Elena Blanco que desciende a las cloacas de la sociedad y al pozo de su propia mente atormentada, rodeada de su unidad secreta de la policía nacional.

    Responder
    • Hola Maricruz,
      Excelente reflexión. Creo que la novela negra española está en uno de sus mejores momentos. No podemos olvidar a César Pérez Gellida, Mikel Santiago, María Oruña, Manel Loureiro, Oliver Espinosa, ojo también a Nagore Suárez y un buen puñado de grandes escritores más. Nos esperan unos años muy buenos.

      Un saludo y gracias por comentar.

      Responder

Deja un comentario