No hay salida – Patricia Gibney

reseña-libro-no-hay-salida-patricia-gibney-opinion-sinopsis-critica-literaria-novela-negra
No hay salida, de Patricia Gibney

“No hay salida” es la cuarta entrega de las siete protagonizadas por la inspectora Lottie Parker y en la misma línea que sus congéneres.

La escritora irlandesa Patricia Gibney ha escrito una novela muy entretenida que se disfruta de principio a fin. Ágil en su exposición y con un estilo sobrio, es de fácil lectura. La puesta en escena y su planteamiento inicial es bueno y sencillo. A pesar de la diversidad y cantidad de personajes, no hay confusión alguna.

La novela cobra enseguida fuerza y rapidez, con un desarrollo final incluso mejor que su comienzo. En ningún momento hay pérdida del ritmo narrativo, que mantiene un interés constante; complicado si se tiene en cuenta que la acción comienza y termina en cinco días.

Género negro en toda su extensión. Gibney se ha propuesto escribir una obra para entretener y lo consigue. No parece que haya otro propósito, dado que en ningún momento, la novela se sale de los parámetros del género. Podría clasificarse como una más, pero su lectura aporta muy buenos ratos.

Sinopsis de “No hay salida”

En el cementerio de la localidad ficticia de Ragmullin, situada por la autora cercana a Dublín, aparece el cadáver de una joven desaparecida pocos días antes. Las cosas para la inspectora Lottie Parker y su equipo se complican cuando dos mujeres más desaparecen.Demasiadas cosas para una pequeña ciudad en la que raramente suceden delitos graves y menos en tan corto espacio de tiempo.

En cuanto al análisis de personajes, en este caso concreto, sería presuntuoso intentar definirlos, dado que es muy posible que la autora los haya querido dibujar así, aunque llama la atención en su protagonista, Lottie Parker, que una inspectora de homicidios, viuda con tres hijos y encargada de una investigación seria, con responsabilidades importantes y manejo de grupo, parezca tan frágil e incluso, en ocasiones tenga reacciones bastante infantiles.

Otros,  sin embargo, tienen mayor solidez, como Kirby. Parece como si Gibney lo fuese preparando poco a poco para dárselo en próximas apariciones.

No hay salida es, por lo tanto, una novela negra de agradable lectura, que reúne todos los requisitos del género y esta muy bien contada. Sin duda una propuesta interesante.

No hay salida – Patricia Gibney
PUNTUACIÓN:
6.8
Comparte:
  • 1
    Compartir

Deja un comentario