The Investigation

crítica-The-Investigation-El-caso-del-submarino-2020

«The investigation» es una miniserie danesa de seis capítulos de 45 minutos cada uno que valoramos en esta crítica con una nota de 8 sobre 10.

Está basada en unos hechos que ocurrieron en el año 2017 y que tuvieron repercusión internacional por lo insólito y macabro del suceso. La serie tiene interés para quienes recuerdan las noticias que un su día salieron en los periódicos, y, más aún, para los que no tuvieron conocimiento del caso.

¿De qué trata The investigation?

Una periodista sueca acepta la invitación de un ingeniero e inventor que ha construido un submarino con el que suele navegar por la bahía de Copenhague. El propósito de la periodista es entrevistar al constructor y vivir de primera mano la experiencia para contársela a sus lectores.

La serie comienza con unas confusas noticias que provienen del puerto de embarque. Al parecer, la nave se ha hundido, pero tanto el ingeniero como su invitada están a salvo. Poco después surge el rumor de que el naufragio no parece haber tenido un final tan feliz para ellos.

Está rodada en los parajes donde los hechos ocurrieron y tenemos oportunidad de ver bonitos enfoques de la bahía de Copenhague y sus alrededores sin mezcla de exteriores especiales para realzar la escenografía.

La serie se centra en la investigación tan exhaustiva como minuciosa que lleva a cabo el grupo de homicidios de Copenhague, liderado por su jefe, Jess Moller.

Cosas que sorprenden de The investigation

Yo ignoraba, y creo no ser la única, que nadie puede construir su propio submarino y obtener permiso de navegación. Es chocante, pero es real.

miniserie-opinion-reseña
(Imagen: IMDB)

Mayor sorpresa está en la investigación policíaca, porque a pesar de que los detalles del suceso apuntan de manera incuestionable a un delincuente concreto, al parecer la fiscalía danesa no acaba de convencerse. Un ingente cúmulo de pruebas circunstanciales sobrepasa de largo cualquier duda razonable sobre la existencia de un delito y sobre su autoría. El espectador se indigna ante el hecho de que no tengan valor probatorio.

Asistimos, pues, a un conocido espectáculo de cómo un acusado puede burlar la ley, unas veces contradiciéndose sin rubor, y otras cambiando la versión de los hechos con todo descaro y a su antojo. El fiscal danés nos recuerda que un acusado tiene derecho a cambiar su versión tantas veces como le plazca. Eso también es chocante. Aquí, en España, conocemos muy bien esta indignación ante hechos como el de nuestra siempre recordada con pena y cariño Marta del Castillo, que 12 años después de su muerte todavía su caso está lleno de interrogantes tras continuos engaños de los imputados. Eso también es chocante, pero los estados garantistas deben velar por su integridad moral.

Tampoco nos parece real la enorme malignidad que subyace en el trasfondo del argumento y que no quiero precisar más en aras de mantener la intriga velada. Pero, desgraciadamente, todo es real, porque está sostenido por la intrahistoria jurídica y por los periodistas que siguieron el caso. Ya se sabe que desde la segunda guerra mundial los periodistas han sustituido a los historiadores.

La acción es, por tanto, mal que nos pese, tal como nos la cuentan, y se nota la obsesiva decisión del director de ceñirse a la realidad. Se percibe que lo que nos están narrando no tiene ningún añadido y que si hubiera alguno, maldito aquél, porque lo que el espectador espera es conocer lo que ocurrió de una manera precisa y directa. Por eso, independientemente de los valores técnicos de la dirección y el guión, que los tiene, el primer aplauso es para la fabulosa apariencia de verdad (la verdad tiene que serlo y parecerlo) que destila el film desde el principio hasta el final.

LO MÁS SORPRENDENTE

Pero, dicho lo anterior, lo más sorprendente es el enfoque que le da el director y guionista de la serie, Tobías Lindholm. Huye deliberadamente de lo espectacular y del morbo, mostrando así su desacuerdo con el sesgo que dieron los medios en su día al poner todo el énfasis en las partes más escabrosas del suceso. Para ello, Lindholm deja clamorosamente fuera del guión al delincuente, y no solo su presencia física, sino su mismo nombre que no aparece en ninguna instancia. Corría Tobías Lindholm un gran riesgo en el peligroso descarte del “malvado”, que siempre da un juego extraordinario en los thriller.

Esta es una valentía que hay que aplaudir. Lindholm trata al delincuente como basura cuyo único lugar en la sociedad es un vertedero extramuros y precintado. El resultado de esta omisión es técnicamente correcto y éticamente de sobresaliente.

Valentía reconocida por tanto para Lindholm que nos invita tácitamente a la autocensura moral, teniendo como base la repugnancia y no, ciertamente, la prohibición. Esto es de agradecer porque la ciudanía está harta de la violencia. ¿Cómo se puede combatir la violencia puntual cuando se permite y alienta la violencia universal a través de todos los medios? Pregunta sin respuesta.

Desarrollo de The investigation

Incluso en algunos momentos en que la acción se estanca por las ingratas rutinas de la búsqueda de pruebas forenses, esa lentitud nos muestra la realidad de las cosas y los tiempos que la vida se toma a contracorriente de nuestros deseos.

El guionista incluye en paralelo al argumento principal una muy medida incursión en la vida personal del inspector protagonista de la investigación. Me ha parecido superfluo, pero nada quita a los méritos ya enunciados. He leído que Lindholm introdujo estas secuencias secundarias para mostrar un atisbo de cómo los hechos alteraron la vida personal de los integrantes del equipo policial. Aceptado y aplaudido.

PROTAGONISTAS

Muy buen nivel en todo el elenco, destacando el inspector Jess Moller (interpretado por Soren Malling, que ya intervino en Borgen) que concita casi toda la acción y no sale de pantalla casi en ningún momento.

serie-danesa-submarino
(Imagen: IMDB)

También mencionamos a Pilou Asbaek, el fiscal general

Y sobre todos, Lindholm el director y guionista.

¿A quién recomendar The investigation?

The investigation es una miniserie para los amantes de los thrillers o del tema policíaco y especialmente de lo que se ha venido en llamar “true crime”. Son seguros candidatos a ver la serie con interés y no les defraudará. La realidad a veces compite con los argumentos más enrevesados y calenturientos de las mentes imaginativas. Pero, a veces, la realidad es tan calenturienta como la propia imaginación, y demuestra que puede ganar en el envite.

The Investigation
PUNTUACIÓN:
8
Comparte:

Deja un comentario