Katy Perry | Smile

critica-smile-katy-perry-nuevo-disco-2020
Katy Perry- Smile

‘Smile’ es el quinto álbum de estudio de Katy Perry, que llega 3 años después del punto de inflexión (para mal) que supuso ‘Witness’.

Con dicho trabajo, publicado en 2017, sufrió un importante desplome comercial, haciendo unos números muy lejanos a los que nos había acostumbrado con sus trabajos anteriores (‘Teenage Dream’ y ‘Prism’, auténticos bombazos tanto en ventas de álbumes como en singles), pero que no fue el gran fracaso que el público en general recuerda.

Así, tras dos años prácticamente desaparecida de la escena musical, en mayo de 2019 publicó la pegadiza y excelente ‘Never really over, que fue el inicio de un goteo de varios singles; entre ellos la muy floja ‘Small Talk’ (que finalmente ha quedado fuera del álbum) o la interesantísima ‘Harleys in Hawaii’.

Ninguno de estos singles ha contado con una extensa promoción por parte de su discográfica ni con un gran éxito comercial, por lo que las dudas sobre el rumbo artístico y su posicionamiento como popstar han ido aumentando durante los últimos meses.

Sin embargo, y aunque ya no goce del éxito de antaño, con ‘Smile’ Perry vuelve a sus raíces más puramente pop, las ya asentadas en ‘Teenage Dream’ y ‘Prism’, rescatando un estilo simple pero efectivo, sin grandes letras ni reivindicaciones, y alejándose de la experimentación que buscaba en ‘Witness’.

El álbum abre con la ya mencionada ‘Never really over’, un potente corte puramente pop que recuerda a los primeros éxitos de la californiana, y que mereció mucho más éxito comercial.

En ‘Cry about it later’ y ‘Teary eyes’ es donde más fácilmente se evidencia la vuelta a sus raíces, y son dos de los temas con mayor potencial comercial: de nuevo, Katy no pone en el foco en las letras, si no en las melodías y en la producción.

‘Tucked’ es un pegadizo tema de funky pop que recuerda en su estilo y producción a ‘Birthday’ (del álbum ‘Prism’) y es una de las bazas más efectivas a la hora de transmitir el buen rollo que busca imperar en ‘Smile’.

 ‘Not the end of the world’ continúa el estilo de los temas anteriormente mencionados, y es sin duda una de las mejores canciones del álbum (y quizá la opción más obvia y acertada como lead single) y posiblemente de su carrera.  Recuerda también bastante a pasados éxitos de como ‘Dark Horse’, tanto en su melodía como en su estructura; pero es precisamente este tipo de música la que el oyente espera de ella.

Sin embargo, este inicio del álbum tan redondo finaliza en este punto con la llegada del track que da título al álbum; ‘Smile’. Una canción simpaticona e incluso pegadiza, pero que desentona completamente en el disco y, especialmente, tras un corte tan excelente como el anterior.

En este nuevo disco no faltan tampoco temas más emocionales y mid-tempo, como ‘Daisies’, el primer single de la era y una de las mejores baladas de su carrera, especialmente por su letra. En mi opinión hubiera funcionado mucho mejor como un track más del álbum que como el lead single del mismo, ya que desdibuja por completo el verdadero estilo musical del álbum.

‘Resilient’ pasa desapercibida en este álbum lleno de otros cortes infinitamente mejores. Una canción que se cree mejor de lo que es; no destaca en producción ni en letras, pero deja muy claro el concepto del álbum sobre la superación personal y sobreponerse a los malos momentos.

‘Only love’ es una emotiva y efectiva canción que habla sobre aprovechar el paso del tiempo con los seres queridos, pero que hubiera funcionado incluso mejor como el track final.

 ‘Champagne problems’ mejora notablemente la mala sensación de boca dejada por ‘Smile’. Es un tema juguetón y diferente que nos enseña a la misma Perry que encontramos en la destacable ‘Harleys in Hawaii’ que, incomprensiblemente, ha pasado muy desapercibida para el gran público. Una canción sensual, sencilla, pero elegante y con toques RnB: otra de las grandes canciones de este trabajo y una de las más interesantes que ha hecho Katy en su carrera.

‘What makes a woman’ es muy buena canción; la temática y la producción son más que correctas, pero se ven opacadas por su escasísima duración (2 minutos y 11 segundos) que resta puntos al conjunto global. Es el track final del álbum y, sin embargo, lo hace parecer inconcluso.

En definitiva, con ‘Smile’ Katy vuelve a poner todas las cartas sobre la mesa para demostrar que comprende de que va el juego del pop (al menos en el plano musical).

El popurrí de productores (Zedd, Charlie Puth, Goldstein, Stargate, etc.), así como de numerosos compositores (ninguna canción está firmada por menos de 3, y en la mayoría encontramos hasta unos 5) no crea la sensación de un trabajo inconexo e incoherente (a excepción de un par de temas), pero falla en crear un álbum que sea aún más interesante cuando se escucha en su conjunto.

La temática y estética de la era (payasos y circos) es completamente desacertada, y da una impresión bastante contraria a lo que el contenido del disco quiere contar. Además, la canción que da el título al álbum desentona por completo en el mismo, lo que puede descolocar al oyente sobre dónde va realmente Katy Perry, así como la mala elección de sus singles.

Por otro lado, “Smile” es un álbum excesivamente corto (36 minutos y 36 segundos para 12 temas), quizá respondiendo a las nuevas modas de consumo impuestas por el streaming, en las que las canciones que superan los 3 minutos salen peor paradas.

La realidad es que ‘Smile’ es un más que notable disco de pop que, seguramente, si estuviera en manos de artistas más populares actualmente, como Ariana Grande o Selena Gómez, gozaría de una mayor popularidad. De momento, no parece que haya un entusiasmo general con ninguno de los singles, y los streams del primer día en Spotify no parecen muy halagüeños.

katy-perry-directo-nuevo-disco

Y es que, ¿qué ha pasado con Katy Perry en los últimos años? ¿Cómo ha sido capaz de ser la única artista femenina de la historia en tener cinco números 1 del mismo disco y encadenar varios álbumes de éxito, a no levantar ningún tipo de emoción e interés con su nuevo trabajo? ¿Tanto se aburrió el público de la sobreexposición de la artista con las eras ‘Teenage Dream’ y ‘Prism’? ¿Realmente se desgastó tanto su imagen con el álbum ‘Witness’ y su apoyo público a Hillary Clinton?

No tenemos las respuestas definitivas sobre por qué el público parece haberle dado la espalda a Katy Perry, pero lo que sí sabemos es que sus fans y los seguidores del pop en general estamos más que de enhorabuena por el regalo al género pop que es este álbum, y por tenerla de vuelta al 100% en el estilo que mejor la define, y en el que ella parece sentirse más a gusto.


Katy Perry | Smile
PUNTUACIÓN:
7.5
Amanda Martín Santos
Últimas entradas de Amanda Martín Santos (ver todo)
COMPARTE:
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Compartidos

Deja un comentario