“Pero no pasa nada” – Amaia


pero no pasa nada

“Pero no pasa nada” es el esperadísimo primer disco de Amaia. 10 canciones de pop sin florituras, sin nada de relleno. Temazos directos al corazón.

Amaia partía con una clara desventaja. Su disco se retrasaba y retrasaba.

Como si de un concierto se tratara, sus compañeros de OT se le iban adelantando y cogían los mejores sitios frente al tablado. Pero la navarra sonreía y con esa amabilidad y sinceridad que le caracterizan, nos pedía calma y con cuentagotas nos daba pistas de “Pero no pasa nada” con unos singles que finalmente fueron llegando.

Amaia es grande, es buena compositora y su voz meliflua, clara y de cristal, imprime una sinceridad a sus letras que, en ocasiones, llega a asfixiarte, apretando el corazón contra tu pecho.

Solo así puede explicarse que se suba a un escenario con Carolina durante y haga que el público caiga a sus pies.

Solo así se entiende que salga ella sola al escenario del Primavera Sound, ojo, repito, Primavera Sound, ese festival que se celebra cada año en Barcelona donde casi hay más americanos que españoles, ese en el que apenas hay cabida para la música no independiente, y el público quede fascinado y aplauda y agradezca que la dirección la haya incluido en el cartel.

Pero esto no es todo. Lo que más hay que valorar y aplaudir a Amaia, sin duda, es que ha hecho un disco honesto, un disco propio, suyo. Ha hecho un disco de amor adolescente (y no tan adolescente) sin caer en lo cursi o facilón. Y puede que haya sido, precisamente esto lo que ha propiciado su tardanza.

nuevo-disco-de-amaia-romero-2019-opiniones-pero-no-pasa-nada
amaia – foto instagram

Porque no sabremos nunca hasta qué punto era un disco así el que querría su discográfica. Esto es para ponerse de pie o ponerse de rodillas ante ella, como prefiráis. Esta joven ha pegado un golpe en la mesa y ha dicho “esto es lo que quiero hacer. Este es un álbum de pop de toda la vida y me da igual si ya hay miles, este es el mío”. Nos rendimos ante este alarde de sinceridad, autoridad y amor a lo que haces.

En un panorama musical donde casi todos los artistas han sucumbido a la llamada de los odiosos y repetitivos ritmos “actuales” (por llamarlos de algún modo), “Pero que no pasa nada” se convierte, sin hacer ningún esfuerzo, en uno de los mejores discos del año.

Pero dejémonos de palabras y vamos a las canciones. Vayamos a la sala de operaciones y abramos este álbum en canal.

“Pero no pasa nada” canción a canción

“Última vez”

La primera canción del disco apenas supera el minuto. Únicamente una guitarra, dos frases y un silbido. Con solo esto, la navarra hace magia y crea un tema simple y llanamente precioso e íntimo.

El avión se va a caer y tú serás mi última vez

“Quedará en nuestra mente”

Llega el primer hit de “Pero no pasa nada”. Desde el primer momento demuestra una bonita melodía de voz, que mejora en el puente, pero que no es hasta el estribillo donde alcanza toda su belleza. Pero no acaba ahí la cosa, ya que el final esconde nuevo estribillo, mejor que el anterior, más directo, más potente.

Amaia – Quedará en nuestra mente

“El relámpago”

El relámpago fue el primer adelanto que escuchamos de “Pero no pasa nada”, con su psicodélico, colorido y surrealista videoclip incluido. Al igual que en el tema anterior, lo mejor de esta canción llega al final. La cantante, durante casi 3 minutos, va calentando la canción, con un piano y voz al principio.

Van entrando más instrumentos. Se va creando una atmósfera que nos comienza a atrapar. Se acerca el estallido, la catarsis.Escribo con fuego tu nombre

Escribo tu nombre con fuego

Amaia – El relámpago

La batería anuncia la llegada del relámpago. Epicidad en estado puro. De esos momentos que todavía ganan más intensidad en directo.

Debajo del relámpago voy a contarte mi secreto

“nuevo verano”

Otro tema precioso. De ingeniosa letra y mejor, mucho mejor, melodía vocal. Tiene un arranque, un no se qué que, durante unos pocos segundos, recuerda al “Be my baby” Vanessa Paradís. Como pasa en el relámpago, lo mejor llega al final, cuando tras pausar el tema, vuelve a la melodía inicial subiendo las notas. Sublime.

Se acaba el verano y no va a volver

Todo ha sido raro pero lo haría otra vez

Te despides con la mano

Dices que esto no hace daño.

“Nadie podría hacerlo”

Una canción íntegramente de piano y voz. Una melodía intimista construida sobre unos efectivos acordes. Emoción en estado puro. Dicen que en los conciertos hay que tocar los temas más bailables y movidos. Este tema de apenas dos minutos y medio rompe con ese cliché y hace que el escucharlo en pareja aumente el placer de su escucha.

“Quiero que vengas”

Otra canción de amor. Directa. Con un estribillo muy bailable que arrancará los saltos en los conciertos.

Amaia – Quiero que vengas

“Todos estos años”

Una canción que habla de la separación y la distancia. Con otro estribillo de altos vuelos y una nueva parte, antes del estribillo final, con la letra mas amarga y triste del tema

Promesas que ya se rompieron

El recuerdo de un plan que nunca viviremos

“Un día perdido”

Puede que sea el tema menos bueno de “Pero no pasa nada”, pero sin llegar a ser calificado de relleno. Necesario para poder tomar aliento, reposar lo digerido y adentrarnos en la parte final del álbum.

“Cuando estés triste”

Con un comienzo de piano y voz, “cuando estés triste” cuenta con las mejores melodías de “Pero no pasa nada”. Claros ejemplos son el puente:

Ven, vamos a ir a ver el mar por fin

Ven, coge tu bolso y vámonos de aquí

Y el magnífico, pelos de punta, estribillo

Mójate los pies en la orilla

Mira el castillo, ahora es todo nuestro

Como si de un alquimista de sentimientos se tratara, Amaia salpica este tema con alegría, tristeza, esperanza, culpabilidad, languidez… ¿Cómo lo haces Amaia?

“Porque apareciste”

Una guitarra magistralmente rasgada, la voz de Amaia, una letra cruda, abstracta y profunda son los ingredientes que conforman la canción final de “Pero no pasa nada”. A este servidor, la canción que más le ha gustado del disco. Tiene algo hechizante, que te atrapa y sacude tus emociones.

No te vayas o vete, pero déjame cantar.

Miénteme si quieres, sé cuando dices la verdad…

Te quiero con todas las mentiras.

Bravo Amaia. La espera ha valido la pena. Llegaste tarde, pero sabedora de que traías bajo el brazo algo maravilloso, algo sobresaliente y sincero.

Por Finch


Puntuación:

8,5

COMPARTE:
  • 202
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario