“Everyday Life” – Coldplay

critica-everyday-life-disco-coldplay-noviembre-2019

“Everyday life” es el octavo disco de la banda británica Coldplay. Un álbum dividido en dos partes, Sunrise y Sunset, en las que encontramos canciones más tranquilas en un caso y más movidas, que inviten al baile y a corearlas en masa, en otro.

Esperábamos con ganas el regreso de una de las bandas más importantes del Reino Unido, que desde que en el año 2000 publicaran oficialmente su primer larga duración “Parachutes” (antes habían publicado un ep llamado “Safety”), todos sus discos han alcanzado lo más alto de las listas inglesas (ojito, se dice pronto, ¿eh?)

Pese a este éxito de masas, hay quién dice que la trayectoria de la banda en los últimos años ha dejado bastante que desear.

Es cierto que los 4 primeros discos son obras de arte. Llamaron a las puertas de medio mundo con Parachutes, enamoraron con ese temazo llamado “The Scientist” de “A rush of blood to the head” y se consagraron como una de las mejores bandas del mundo con “X&Y” y “Viva la vida”. ¿Qué pasó después? ¿Qué hizo que muchos fans perdieran el interés en ellos, a la espera de volver a escuchar temas tan melódicos como “Fix You” o “Speed of sound” o que otros tantos se sumaran a sus filas de seguidores? Pues sencillamente que evolucionaron. Que los años les llevaron a componer otro tipo de canciones.

Decía Kelly Jones, cantante de Stereophonics, en una reciente entrevista con motivo de la salida de su nuevo álbum “Kind”, que mucha gente le seguía pidiendo en los conciertos las canciones de los primeros discos una y otra vez. El zanjaba el asunto alegando que muchos de esos temas ya le aburrían, que su banda había evolucionado y ganado nuevos seguidores que, a su vez, les demandaban los nuevos temas.

Sea como fuere, son las bandas las que tienen que estar a gusto con sus composiciones ya que son ellas las que van a girar por medio mundo tocando las mismas canciones una y otra vez.

En el caso de Coldplay la evolución que siguieron sus temas fue algo natural y progresivo. Dejaron de lado algo de su cuidada vena melódica para acercarse a unas canciones más corales, más de directo, más de divertirnos, de hacernos compartir buenos momentos con los amigos en sus conciertos. Y para ejemplo no hay más que echarle un vistazo al video con el que presentaron su temazo “Orphans” en el famoso programa estadounidense Saturday night life. Todo un derroche de buenrollismo en vena.

Pero no nos adelantemos, vayamos por partes. Empecemos la disección de “Everyday Life”, de Coldplay.

“Everyday Life” es un disco para la gente, para todo el mundo. Un disco para traspasar fronteras, para arrojar luz contra la oscuridad que lo está consumiendo todo. Un canto a la esperanza. Un disco denuncia. Un disco con el que el propio Chris Martin quiere dejar claro en un “educado modo inglés”(decía en una entrevista) que ellos no son diferentes a nadie. Todos tenemos nuestros problemas y al final del día, todos nos vamos a la cama.

El comienzo de la primera parte del álbum es abrumador. “Sunrise” es un tema instrumental, creado a base de cuerdas, con una melodía excepcional. Un comienzo de disco extraordinario.

Siguen temas tranquilos, tranquilos y duros, como “Trouble in town”. Una cruda canción contra el racismo. En ella se puede oír la voz de un oficial de policía decirle a una persona que no posee su mismo color de piel: “No te queremos aquí” “Estás debilitando el país”. Un tema con una suave melodía vocal que contrasta con las afiladas guitarras e instrumentación en la parte final.

BrokEN

Tiene el gospel como protagonista. Chris Martin va cantando las estrofas y un coro responde a las mismas. Una canción alegre y bonita. Coldplay puede sacar oro de cualquier estilo.

Daddy

Con Daddy tenemos que hacer un alto obligado en el camino. Deja todo lo que estés haciendo y ponte a escuchar esta canción, y si puede ser viendo el vídeo, mucho mejor.

Este corte es de lo mejor de “Everyday Life”. Es una balada redonda, a base de pianos y teclados que crean una atmósfera tan cautivadora que, unida a la letra, te atrapan y entristecen a la vez. Trata de la relación padre/hija, y de como ésta solo anhela estar con aquél. Como digo la letra, unida a la voz de Chris Martin, tienen un efecto sobrecogedor. “Papá, ¿estás ahí? ¿Por qué huyes? Es mi cumpleaños. Por favor, quédate”

“Daddy, are you okay?
Look Dad, we got the same hair
And Daddy, it’s my birthday”

WOTW/POTP

El siguiente tema, con pájaros de fondo, sirven para alejarnos un poco de esa melancolía de “Daddy”. Alegre, y con la parte final en falsete, el señor Martin nos regala una corta canción de alegría y esperanza.

“In our world tonight
Let’s turn it right
And I will the strength
Of an eagle
In our world tonight
I see the light
Wonder of the world, power of the people”

Arabesque

Esta canción contiene esa melodía que te gana con cada escucha que le das (recuerda un poco al “Love Spreads” de Stone Roses. Otra grandeza de Coldplay. El bajo repite la misma nota durante todo el corte sin llegar a hacerse pesado en ningún momento. Los metales son, en parte, culpable de ello, que aportan esa espontaneidad y llenan todos los rincones del tema. Rebosa personalidad por los cuatro costados. Y como colofón final, el segundo 4:54, dónde, por fin, eclosiona la canción por todo lo alto, para que, así, la voz de Martin nos recuerde algo muy importante: todos compartimos la misma sangre.

nuevo-disco-coldplay

Cierra este primer disco con “When i need a friend”. Un tema coral, de una belleza incalculable. Piano y coros. Otro gran acierto melódico de la banda. Piel de gallina. Termina con una frase, en castellano, que deja ahí su poso:

“El problema es que todo es increíble

y la gente no lo acepta”

Comienza el segundo disco con “Guns”. Una canción de guitarra acústica y voz que alude a la locura que azota nuestro día a día. Y que dice con ironía: “The judgment of this court is we need more guns”. El estribillo deja patente la realidad:

“Everything’s gone so crazy
Everything tangled in blue
Everyone’s goin’ fucking crazy
Maybe I’m crazy, too”

Orphans

Un tema que ya pudimos escuchar hace unos días. De esos que le encanta componer a la banda. Los que logran que estadios enteros coreen a la vez un ohhh, ohhh o una melodía como:

“I want to know when I can go
Back and get drunk with my friends”

Una canción que gana segundo a segundo y que incita al baile, a llamar a los amigos y quedar a tomar unas cañas, claro que sí. La banda parece querer decir: “¡Eh!que la vida ya es suficientemente perra, bájate del mundo y pierde el sentido por un momento”

Èkó

Una balada bonita, pausada y tranquila, con un riff de guitarra pegadizo, donde Coldplay hace alarde del buen estado compositivo en el que se encuentran tras tantos años de carrera. Lo demuestra en un estribillo redondo.

“In Africa
The rivers are perfectly deep
And beautifully wide”

Cry, cry, cry / Old friends

Y sigue la magia con estos cortes. El primero de piano y voz. casi tres minutos de canción con un mensaje claro: “Cuando llores, estaré a tu lado”. Y el segundo de guitarra acústica y voz. Un canto a la amistad imperecedera. Otra cuidada melodía vocal con un gran mensaje final.

“And there are no ends to old friends
Amen”

Champion of the world

Volvemos al pop de siempre con este tema. Un homenaje a Scott Hutchison, amigo de Martin y cantante de Frightened Rabbit. Uno de los temas más sinceros y alegres del disco, con un final de aplauso

“I have E.T. on my bicycle
Because giving up won’t work
I am riding on my rocketship
And I’m champion of the world”

Everyday Life

Cierra el disco con la canción que da nombre al conjunto total. Recuerda a los primeros discos de la banda. Teclados que lo llenan todo y un estribillo con otro claro mensaje final. Pese a que todo vaya mal, tenemos que seguir bailando aunque se apaguen las luces.

opinión-album-coldplay-2019

Conclusiones de “Everyday Life”

Coldplay han conseguido crear un disco redondo que va a gustar tanto a los primeros fans como a todos aquellos que se han ido sumando a sus filas a lo largo de su extensa discografía. “Everyday Life” se postula, no obstante, como ese disco que nos hubiera encantado escuchar en directo y que, de momento, no podremos disfrutar (han confirmado que no harán gira hasta que los conciertos no sean medioambientalmente sostenibles). La propia banda lo ha calificado de experimental.

“Everyday Life” es un disco heterogéneo, abarca, con éxito, muchos estilos, pero a su vez, el estilo propio de la banda está ahí, en cada rincón de cada canción. Un regreso por todo lo alto.

Por Finch

“Everyday Life” – Coldplay
PUNTUACIÓN:
8.5

COMPARTE:
  • 8
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

4 comentarios en ““Everyday Life” – Coldplay”

  1. Respeto profundamente tu crítica , pero creo que se ve claramente que lo haces desde un prisma de fan . Coldplay desde sus primeros 4 álbumes no sufrieron una ” Evolución natural ” Como banda , como si hicieron U2 o Depeche Mode , lo que hicieron fue intentar mantenerse en los estadios a base de canciones realmente chorras para la gente que escucha radiofórmula y que hoy los escucha a ellos y mañana va al mismo concierto pero de Taylor Swift , una pena que una banda que demuestra talento busca mantener su status por el camino más fácil. Yo pienso que realmente para justificarse sacan disco con canciones ” Extrañas ” Por el medio para justificarse como banda , pero después te cuelan de single ” Orphans ” ??¿?¿ Bueno , esa canción que es un refrito de Adventure of a lifetime y otroas con los mismos UhuHU o oHOho en el estribillo para que quede cantable en directo …. En fín una banda que con 4 discos y porque les dió la gana , entraron en la mayor de las decadencias .

    Responder
    • Hola Manu, estoy de acuerdo en que sus composiciones actuales, frente a las de los primero discos son “distintas”. Muchas veces pienso en cuál puede ser el motivo por el que un grupo no mantenga el nivel. ¿Somos nosotros los que esperamos mucho? ¿o son discos buenos pero no aceptamos la tendencia actual? ¿O cuánto le dura el talento a una banda? Mira Muse, una banda que casi idolatraba, desde Black holes and revelations no han hecho más que caer en picado, pero, sin embargo, ahora gustan a más gente. Como Muse, podríamos citar a Placebo, Oasis… Muchas bandas… Con este tema tendríamos para horas y horas delante de unas cañas. Igual me tachas de loco, pero he llegado a pensar que una banda compone mejor cuando lo hace de corazón y no por imposición de una discográfica. No obstante creo que este disco es bastante mejor que el insufrible a head full of dreams. Creo que han vuelto ha mostrar talento. Daddy me parece una genialidad.
      Muchas gracias por comentar y por tu sinceridad

      Responder
  2. A las personas les cuesta mucho trabajo comprender que las personas que conforman una banda/grupo TAMBIÉN CRECEN y ENVEJECEN, lo cual quiere decir que sus gustos pueden cambiar, su forma de pensar, sobre todo, no puede ser la misma que hace 10 años.
    Creo que eso es lo que hemos visto con Coldplay, se quejaban de que ya no cantaban canciones “muy tristes como antes” y que ahora todo es “feliz”, y bueno, ¿estamos de acuerdo que ya no son adolescentes y que obvio sus vidas son totalmente diferentes?
    A pesar de eso, siento que su esencia no se ha perdido para nada, y estamos perdiendo de vista lo más importante, EL MENSAJE, es una banda que actualmente nos muestra muy buena vibra y una forma de ver al mundo con esperanza, personalmente, esa es la razón por la que me gustaban cuando era adolescente, y que me siguen gustando actualmente.

    Responder
  3. Me pareció un disco extraño la primera vez que lo escuché pero luego comprendi que es un trabajo diferente y eso tenemos.que valorar, miles de bandas famosas han hecho discos experimentales, creo que es cuestión de encontrarle la vuelta y disfrutar y eso es lo que yo estoy haciendo y puedo decir que me encanta este nuevo trabajo de la banda.

    Responder

Deja un comentario